36492b65c0d42998243027f5f9d17822Los nuevos alcaldes relataron situaciones vergonzosas protagonizadas por los exalcaldes. Algunos se llevaron «hasta los cuadros» y dejaron las cuentas en cero. Especialista en Derecho Administrativo explica que si no hay denuncia judicial, hay complicidad»

¿La mala administración es un delito? Cuando se denuncian «vaciamientos» de las cuentas públicas, ¿alguien debería ir preso? ¿Por qué se hacen denuncias públicas pero no se llega a la justicia?

Estas preguntas son las que se hacen los ciudadanos argentinos en general y los misioneros en particular en los últimos días, tras escuchar y ver la innumerable cantidad de expresiones oficiales sobre «arcas en cero» en los municipios, la recarga de empleados a última hora, el desmantelamiento de parques viales y la abultada deuda que dejan los antecesores de quienes asumieron en las pocas comunas en las que los alcaldes no fueron reelectos.

«Pareciera que en la Argentina se puede robar con naturalidad y nadie va preso» dijo hace poco el sacerdote Alberto Barros, referente de Cáritas Diocesana de Posadas.

El religioso no hizo más que repetir la frase común que se escucha siempre, y con más asiduidad en estos tiempos de convulsionados cambios de gobierno.

«Nos quemaron todos los documentos y se llevaron hasta los cuadros» denunció a PRIMERA EDICIÓN el intendente de Corpus, Orlando César Rostan, quien sucedió hace diez días a Alicia Roffignac.

En Candelaria la actual administración frenó un camión con 120 bolsas de cemento que habrían sido adquiridas por la comuna pero que iban a ser descargadas en un galpón del anterior jefe comunal, Carlos Flores.

Allí también hubo «pérdida» de papeles oficiales, sabotajes a maquinaria vial, «blanqueo» de empleados en el último día de gestión y un sinnúmero de irregularidades.

En Santa Ana se «infló» la planta de personal también en las últimas horas del anterior mandato y en El Soberbio, las cuentas públicas recibieron al flamante nuevo intendente Roque Soboczinski con un rojo furioso de bienvenida. La misma situación se da en Wanda, donde asumió Felipe Jeleñ, y en Oberá, donde Carlos Fernández se convirtió en un «ataja proveedores».

Lejos están estos municipios de los “principios del buen gobierno y de la buena administración”, términos jurídicos poco conocidos por la ciudadanía pero que sin embargo, son derechos humanos, según explica el Profesor de Derecho Administrativo platense Carlos Andreucci. “No solo cometen delitos o tienen faltas legales quienes incumplen, sino también quienes debieran denunciar y no lo hacen”, disparó el reconocido jurista, dejando en claro que la situación planteada en Misiones excede largamente lo anecdótico.

«Se llevaron hasta los cuadros»
En el patio trasero de la Municipalidad de Corpus hay una parrilla que el 10 de diciembre apareció con los restos de una quema, y no fue del carbón para el asado de despedida. El intendente Orlando César Rostan aseguró a PRIMERA EDICIÓN que allí se incineraron documentos públicos, esenciales para la continuidad de la gestión que ahora camina a ciegas por falta de estos papeles.

«Todos los antecedentes se quemaron, no existen. Se encontraron las cenizas de la documentación y tenemos testigos de esos actos», confirmó el alcalde, que desde que asumió y tuvo que firmar las actas de recepción de lo que le dejaron, no sale de su indignación.

«Es vergonzoso, lamentable lo que hicieron. En los papeles la gestión de esta señora no existe. Tengo que andar ministerio por ministerio para averiguar qué programas se aplicaban en la comuna, borraron los datos de las computadoras, se llevaron hasta planteras y cuadros», agregó el jefe comunal que por las irregularidades, ya pidió asesoramiento al Tribunal de Cuentas de la provincia.

«Esto de ninguna manera puede ser normal y voy a ir hasta las últimas consecuencias» disparó, dando cuenta de que hasta «desaparecieron» frazadas que estaban guardadas en los depósitos y que tenían como destino ayudar a las familias carenciadas.

A este alcalde también le aparecieron proveedores que reclaman abultadas deudas que no se encuentran asentadas en ningún lugar. «En el acta de recepción aparecen asentadas algunas deudas pero en los últimos días llegaron a la comuna empresas de computación, expendedores de combustibles, gente que reclama. Los proveedores me dicen que si no se paga la deuda no se puede seguir trabajando con la Municipalidad y realmente ésto nos deja en una situación muy delicada», se quejó.

Según los registros, la comuna debe unos setecientos mil pesos por distintos rubros, pero todavía no pudieron determinar los números reales del «rojo». En las cuentas, la anterior gestión dejó apenas unos cien mil pesos.

Descargo ante el Tribunal
Rostan prepara una ampliación del acta de recepción provisoria que firmó al asumir el cargo para presentar en Febrero ante el Tribunal de Cuentas. En el organismo que tiene la función de controlar las cuentas públicas le explicaron que deberá hacer un descargo detallado con todo el faltante para deslindar responsabilidades administrativas, y eventualmente, penales.

«En caso de que vea que hay posible comisión de delito lo voy a denunciar penalmente, en especial lo de la destrucción de los documentos que nos impiden una continuidad en la gestión. El pueblo está indignado y hay que responder», agregó el intendente que agradeció a los contribuyentes de la localidad que se acercaron en estos días a pagar las tasas adeudadas para ayudar en esta caótica transición.

Devolvé la bolsa
En Candelaria, el actual intendente Daniel Luna se cansó de contar el «desastre» que encontró cuando asumió el 10 de diciembre. Pero cada día que pasa al frente de la administración donde antes reinó el polémico Carlos Flores, trae consigo una nueva sorpresa.

Trascendió que en las últimas horas agentes comunales pudieron frenar un camión cargado con 120 bolsas de cemento cuando el chofer preguntó en la Municipalidad por la dirección de un galpón privado, que pertenecería al exjefe comunal. En el remito aparecía la carga facturada a nombre de la comuna.

Era la segunda tanda de bolsas con el mismo destino, según pudieron averiguar. Apenas días antes,el secretario de Obras y Servicios Públicos, Darío Liruzzi denunció que gran parte del parque vial quedó dañado porque vándalos arrojaron arena y virutas de hierro a los motores de las máquinas y vehículos oficiales.

La denuncia fue radicada ante la comisaría. Quedaron en desuso una retroexcavadora, una motoniveladora, una pala tipo cargadora y una camioneta Ford Ranger. El alcalde Luna dijo que el sabotaje se sumó al “vaciamiento”, tanto de las arcas como de los elementos de trabajo. “No nos dejaron ni una birome”, denunció.

También promete avanzar con las denuncias penales “cuando tenga todos los elementos de prueba”. En esta localidad también van a revisar los últimos contratos, ya que el 6 de diciembre se confeccionaron y firmaron más de cien resoluciones para el pase a planta permanente de personal contratado.

Rojo furioso
La salida de Aníbal Clos de Santa Ana dejó una deuda de más de 800 mil de pesos, según el nuevo intendente Pablo Castro, lo que hace “tambalear” la administración.

“El pasivo es de unos 800 mil pesos. No sé cómo vamos a hacer para cumplir con el pago del aguinaldo”, se sinceró el renovador Castro en una entrevista con PRIMERA EDICIÓN antes de conocer la decisión del gobierno de la provincia de anticipar el 50 por ciento de la coparticipación a los 75 municipios para ayudarlos a afrontar esta emergencia.

Castro dijo que encontró las cuentas de la comuna “con cero pesos y con muchas deudas. La más importante es el tema del agua potable, un servicio básico indispensable para la gente del pueblo.

Además, con el correr de los días nos encontrarnos con una deuda muy importante en ferreterías y negocios proveedores de la Municipalidad, pero vamos a seguir revisando los papeles y las facturas para no encontrarnos con sorpresas”.

“Ya tuve la experiencia de haber agarrado este municipio de la misma forma, en crisis económica; con la recaudación mensual logramos salir adelante, pero en este caso la situación es peor porque no sólo vaciaron las arcas económicas sino que también ingresaron más de 35 personas a planta permanente de la Municipalidad, pero bueno, no estamos lejos de lo que ocurrió en otros lugares de la provincia, como Candelaria y Puerto Iguazú”, dijo.

Castro se refiere a la última resolución del exalcalde Clos, quien hizo ingresar a “gente que nunca trabajó en la Municipalidad” y que habrían sido punteros políticos durante la campaña política: “en Santa Ana nos conocemos todos, sabemos donde trabaja cada persona”. El jefe comunal aseguró que antes de esta resolución, el plantel de empleados era de 92 personas.

El intendente indicó que la recaudación municipal se frenó desde que comenzó el conflicto de poderes (23 de abril de este año) pero “por suerte contamos con el acompañamiento del pueblo, que supo analizar la situación política de Santa Ana. Por ejemplo, mucha gente no pagó las tasas municipales de abril a octubre porque sabían que Clos y los funcionarios iban a utilizar ese dinero para la campaña, entonces ahora que estoy otra vez al frente del Municipio se acercan a ponerse al día. Creemos que con la recaudación mensual y la coparticipación vamos a mejorar de manera rápida en los próximos meses”, aseveró.

“Ni una escoba”
Otro de los jefes comunales que denunció un literal vaciamiento de fondos y materiales de trabajo proporcional al engorde de la planta de personal en los últimos días fue Enio Lemes, en San Javier. Según el alcalde, la comuna no tiene ni escobas para el barrido, mientras que la deuda heredada supera los 700 mil pesos. Tampoco encontró plata para afrontar el pago de aguinaldos de la sobredimensionada lista de trabajadores y del parque vial, prácticamente no sirve nada, según su denuncia pública.

Artículo visitado 261 veces, 1 visitas hoy

Primera Edición


Categorías: Noticias Política

Un comentario en “Intendentes: todos se quejan… ninguno denuncia

  1. Alberto Diaz

    La mayoria de estos ex-intendentes, son renovadores, por lo tanto la provincia, entregará fondos a cuenta de … endeudando al municipio, esclavizando a su intendente actual, presionandolo para que se calle la boca, siga trabajando para la causa renovadora, así seguiremos mientras haya esta hegemonía politica en Misiones. La ley de lemas, asi con minusculas, nos ha hecho retroceder minimamente a las epocas de Mitre.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top