La habitual duración del fenómeno de El Niño hasta comienzos del otoño, y el pico de intensidad que se suele producir en proximidades de la Navidad, tiene esta vez la particularidad de concentrar sus mayores efectos en una línea cálida a lo largo del Pacífico ecuatorial (por el que se lo denomina “Modoki”), condición que concentra baja presión en la franja tropical del océano, por la que circulan las perturbaciones hacia el continente sudamericano.

El Niño Modoki
Esta condición tiene efectos sobre la circulación atmosférica, concentrando los vientos de altura (jets) del oeste en la región tropical, con consecuencias de mayor transporte de humedad y tormentas hacia la Mesopotamia, el Paraguay y el sur de Brasil.
A estos efectos viene a sumarse el calentamiento del Atlántico, fenómeno iniciado en el 2007 y que se repite en lapsos de 25 a 30 años, sometiendo al Litoral argentino, al Uruguay y al sur de Brasil a permanentes condiciones de alta humedad, que potencian las perturbaciones que vienen del Pacífico, generando tormentas severas y lluvias torrenciales con mucha mayor frecuencia que otros años, e impulsan crecientes extraordinarias en los ríos Paraná y Uruguay.

El calentamiento global
El calentamiento de los océanos ha alterado su química, reduciendo su salinidad como consecuencia del progresivo derretimiento de los polos y de los glaciares, y alterando su PH, que va reduciendo las corrientes marinas, en especial las que se desplazan de regiones cálidas a frías, aumentando las temperaturas continentales en latitudes bajas o tropicales, y reduciéndolas en latitudes altas cercanas a los polos (temperaturas más extremas).
Pero el mayor forzante climático del corriente año ha sido la homeóstasis (equilibrio de presiones) que es propia de la atmósfera y que al concentrarse la baja presión en regiones tropicales por efecto del Niño Modoki, como contrapartida se produce la concentración de altas presiones en regiones circumpolares, impulsando el desplazamiento de masas de aire polares hacia los continentes.
Como resultado de este cambio climático, Misiones, gran parte del Litoral, el Paraguay y el sur y SE de Brasil, estarán sometidos a altas temperaturas y humedad durante el próximo verano, interrumpidas por breves incursiones de frentes polares que no solo generarán fuertes altibajos de temperaturas, sino que la rápida transición estará acompañada de tormentas de gran intensidad y lluvias torrenciales.

Miércoles lluvioso
La semana que iniciamos estará dominada por vientos del sur. Serán días de tregua, de sol a pleno, sin lluvias y con mañanas frescas hoy y mañana. La tregua se interrumpirá el miércoles, día en que el viento vendrá del NE y del norte, la humedad aumentará, y tendremos cielo cubierto toda la jornada con lluvias intensas que se prolongarán todo el día miércoles, para acumular de 30 a 60 mm. en menos de 24 horas, con picos de 10 a 25 mm. en una hora.
Nótese que son lluvias muy abundantes, pero para ser denominadas “torrenciales” deberían precipitar no menos de 40 a 50 mm. en una hora. Igualmente debemos tomar precauciones para asegurar el libre desplazamiento del agua por arroyos, cunetas, canaletas y rejillas. Habrá tormentas eléctricas el miércoles, pero serán moderadas, sin ráfagas fuertes y con poca o ninguna posibilidad de granizo.

Se reanuda la tregua
La tregua se reiniciará el jueves con vientos leves del sur, nubosidad en rápida disminución a la mañana, y cielos soleados a partir del mediodía. Continuará soleado hasta el sábado inclusive, con vientos que irán rotando al este. Desmejorará el sábado hacia la noche, con húmedas brisas del norte que volverán a aumentar rápidamente la nubosidad.
Las temperaturas serán moderadas esta semana, con un par de mañanas frescas de 15 y 16º de mínima para hoy y mañana. Las tardes serán moderadamente calurosas con 31º hoy y 32º mañana. Luego tendremos mañanas templadas entre el miércoles y el domingo, con mínimas que se mantendrán entre 20 y 23º. Las lluvias del miércoles frenarán las temperaturas máximas en 25º para la zona Sur y 29º en el Norte donde las lluvias comenzarán al mediodía. La segunda parte de la tregua, desde el jueves, será más cálida con vientos muy leves del sur, mañanas templadas y tardes calurosas que oscilarán entre 30 y 34º de máxima.
La próxima semana, del 13 al 19 de diciembre, tendremos el paso de un frente, de fuerte desarrollo tormentoso, y lluvias diarias: cortas y aisladas al inicio, y torrenciales en la segunda mitad de la semana.

Por Alfredo Yaquinandi

Artículo visitado 156 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Interés general Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top