488330a4d0270eba796f818dcbec5fd1En la Asamblea realizada el último sábado, Alfredo Borges, se convirtió en el nuevo presidente del Consorcio del Barrio de Viviendas construidas por el Iprodha hace más de 30 años en Oberá.

El conglomerado habitacional cuenta con 386 departamentos. Acorde a la disposición estatutaria se cumplió con la renovación de autoridades en un marco de discreta participación.

Para el presidente electo, la responsabilidad asumida representa un desafío. “Voy a aportar mi trabajo, poner el hombro para cumplir con las expectativas creadas, seguir con el consorcio. Seguir adelante para que se normalice, desapareció casi 20 años, tiempo en el que el barrio estuvo librado a su suerte. Ahora hace algunos años estamos buscando regularizar todo, pero es muy difícil porque lamentablemente los vecinos no participan”, expresó el flamante directivo.

Borges insistió en que las posibilidades de cumplir los objetivos dependerán del acompañamiento de los propietarios de las viviendas. “Hace dos años un grupo de vecinos se propuso normalizar la situación, pero es necesario que todos colaboremos para que todo funcione. Lamentablemente de las 386 viviendas, regularmente sólo 80 pagan expensas. Es una situación que se viene dando por inercia, ante tanto tiempo sin funcionamiento”, confesó.

Por tal motivo el objetivo prioritario es lograr mayor acompañamiento, “hoy (jueves) será la primera reunión de la comisión, el punto más importante es analizar y definir acciones para lograr mayor convocatoria”, indicó Borges.

Ante el escaso cumplimiento en el pago de la cuota para solventar los gastos comunes, el consorcio no puede brindar el servicio deseado. “Actualmente se cumple un servicio mínimo, parquizado, jardinería, recolección de residuos, lo que permite la recaudación”, aclaró el presidente. “Se había hablado algo de la pintura del barrio, a partir de un subsidio de provincia, pero si cada residente pagara su cuota, se podrían encarar con recursos propios, incluso problemas edilicios”.

Para la nueva comisión del consorcio una de las vías para asegurar el ingreso por vivienda es a partir de un convenio, que antes tenía la organización con la Celo “así con la factura de la energía eléctrica el residente del barrio estaría pagando expensas. Vamos a presentarnos en la cooperativa para renovar ese convenio”, explicó.

El complejo habitacional requiere varias tareas “todas se pueden cumplir en la medida que los vecinos colaboren. Queremos escuchar sugerencias, pedidos, estamos abiertos al trabajo en conjunto. Hay muchas cosas para mejorar y con mayor presencia son posibles”, concluyó el nuevo presidente.

Artículo visitado 181 veces, 1 visitas hoy

Primera Edición


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top