oposicion-misionesA una semana del balotaje parte de la oposición provincial espera sentada en la mesa la repartija de cargos. EL PRO jugará de croupier y el apellido Schiavoni estará del otro lado del mostrador. La dirigencia radical que apostó su última ficha para no desaparecer del escenario político local espera ansiosa que llegue “algo” y el amigo del dueño del juego, Ramón Puerta, que poco le importa el rol de los intermediarios, mantiene cautela. Por afuera, el socialismo que no sabe cómo jugar y el PO que le da la espalda a todos.

Después de los festejos del domingo en el que se vieron rostros alegres de la vieja dirigencia política y de correligionarios que colaboraron para que el cuarto diputado nacional sea de la renovación, el legislador provincial Alfredo Schiavoni fue drástico y contundente con las declaraciones para el puertismo: “hubo un intento de saludar con sombrero ajeno. En lo particular hemos sido ninguneados por dirigentes de ese espacio, del massismo” además se separó del radicalismo y los excluyó del trabajo que habían realizado en la provincia para que Mauricio Macri sea presidente.

En respuesta de las declaraciones del menor de los Schiavoni, Itatí Juañuk, vice presidenta del partido Unión Popular, salió al cruce: “Como peronista que soy, me molestó que el diputado provincial que supimos llevar a la Cámara, cuestionara que nos sumamos al festejo de Cambiemos del domingo pasado, declarando que apoyamos a Massa y ahora reaparecimos queriendo saludar con sombrero ajeno. Somos y seremos peronistas, no somos parte de Cambiemos pero hemos ayudado muchísimo”.

Más tarde se sumó el ex gobernador Ramón Puerta con un tinte más conciliador “Yo no me agoto en un festejo, yo creo que es una actitud humana comprensible y cuando uno es dirigente tiene que interpretar el sentimiento de la gente” y agregó confiado ante el panorama futuro “miles de misioneros y millones de argentinos festejamos conscientes del compromiso que tenemos hacia delante, la posibilidad de volver a tener una Misiones”.

Sin embargo el que salió a ponerle paño frío del todo a la circunstancia coyuntural fue el presidente del PRO a nivel nacional, Humberto Schiavoni quien minimizó las declaraciones cruzadas y remarcó la idea de avanzar en un esquema en conjunto, fortaleciendo el Frente Cambiemos. Por otro lado fue menos riguroso que su hermano y explicó sobre el reparto de cargos que estará a cargo del ministro del interior y señaló: “no puedo dar mayores precisiones, él va a coordinar con los distintos ministerios y entes centralizados, cómo se van designar estos cargos, en la mayoría de los casos se trata en cuestiones técnicas”.

Gustavo González, ex candidato a gobernador de la UCR, oportuno, expresó que está entusiasmado con el Frente Cambiemos a nivel nacional y, esquivando la palabra alianza, resaltó la idea de ser parte de un gobierno de coalición “Todo se va a ir equilibrando en la medida de que vaya llegando el 10 de diciembre y empiece a gobernar las nuevas autoridades”. Respectos a los nombres que podrían ocupar cargos en la provincia por designación nacional dijo que es un tema que no lo devela y confesó que en los próximos días hablarán con dirigentes del PRO.

Más lejos de esa discusión, se encuentra el socialismo que quedó marginado por la UCR que usó la figura de Margarita Stolbizer por si no conseguían la de Mauricio Macri. Una vez conseguido el aval, apoyaron la candidatura del actual presidente. Sorprendida Norma Fernández, compañera de fórmula de Gustavo González, expresó: “Es una rareza que hayan sido los radicales los que lo ayudaron a llegar a Macri hoy, siendo los primeros en la historia en haber terminado con la derecha oligárquica”.

Por último, la dirigente de izquierda, Olga Aguirre culpó al kirchnerismo por el logro del líder de Cambiemos y señaló “un candidato abiertamente de derecha, sin una estructura a nivel nacional y que casi pierde hace unos meses su único distrito –la Capital- se alzó con la Presidencia de la Nación. Esto sólo se explica por el rechazo y hartazgo popular al kirchnerismo y toda su camarilla corrupta y, por supuesto, la bancarrota económica de la que son responsables”.

El juego empezó y todavía la incertidumbre de la oposición provincial sobre el panorama futuro es permanente y las declaraciones de sus componentes lo indican. Por ahora el factor espera es lo único que les mantiene expectantes y el 10 diciembre será el momento en el que se empiecen a conocer los nombres de las cartas que tengan como título Afip, Vialidad Nacional, Migraciones, la Anses, el Pami, Yacyretá, Inta, Senasa, CNRT, Renatea, Agricultura Familiar u otra entidad para empezar a gozar del poder que hace más de una década la detenta la renovación.

Artículo visitado 167 veces, 1 visitas hoy

Misiones Opina


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top