arroyoSon las familias más afectadas por la crecida de los cauces. “Falta planificación, infraestructura y concientizar a las personas”, opinó el director de Obras Públicas de la Municipalidad de Oberá.

Las últimas lluvias que azotaron la zona Centro ocasionaron pérdidas materiales para un sinnúmero de familias. Asimismo, otras tantas localidades se vieron afectadas por un fenómeno climático que no da tregua y se hace llamar El Niño.
Las precipitaciones se repiten con frecuencia, llueve mucho en poco tiempo, lo cual deviene en caos. Sobre todo para la población que vive cerca de los arroyos. De manera que urge la necesidad de contar con un relevamiento de personas en zonas vulnerables.
El director de Obras Públicas de la Municipalidad, Plinio Götz, precisó que son alrededor de mil las familias que residen sobre las orillas de los arroyos y están expuestas a inundaciones. Además, instó a mantener entre 10 y 15 metros libres desde el cauce hacia afuera para evitar inconvenientes con las crecidas.
Por ello, el funcionario opinó que “la próxima gestión municipal tendrá la misión de retirar y reubicar a unas mil familias que viven en las orillas. También es cierto que falta planificación e infraestructura, y que es necesario concientizar a las personas para que no arrojen cosas a los arroyos”.
En su recorrida por las zonas afectadas en las recientes inundaciones, Götz observó una serie de irregularidades, como una familia que había conectado el desagote cloacal directamente al arroyo. “Estuve en una casa donde el agua empezó a subir por el inodoro porque estaba directo al arroyo, algo totalmente prohibido y que demuestra que falta mucha educación”, subrayó.
Días atrás, el intendente electo Carlos Fernández anticipó la intención de reubicar a las familias más comprometidas, lo que requerirá planificación y recursos.
“Creo que es sumamente importante empezar a trabajar en obras hídricas, pero al mismo tiempo necesitamos la colaboración de los vecinos que están sobre los arroyos, quienes deben repensar la ubicación de sus casas y aceptar la reubicación en sectores más altos. Así como están, muchas familias corren peligro y tenemos un panorama muy difícil”, enfatizó Fernández.

Proyecto postergado
Asimismo, según estimaciones de la comuna, serían unas tres mil las familias asentadas en espacios verdes, un tercio de las cuales se ubican en las orillas de los arroyos.
Precisamente, ante el avance de la intrusión en propiedades privadas, tiempo atrás el intendente Ewaldo Rindfleisch reconoció la necesidad de generar un Banco de Tierras para destinar a los sectores más desprotegidos. Pero pasaron los meses y el proyecto no mostró avances.
Consultado al respecto, el alcalde consideró que “se trata de un problema social complejo. Es cierto que la gente necesita un lugar donde vivir, pero los muchachos equivocan el camino al meterse en propiedades privadas”.
“Es necesario abordar el problema desde el Estado y una solución podría ser la concreción de un Banco de Tierras”, señaló tiempo atrás. Lo cierto es que en los últimos años fueron usurpados cinco terrenos, dos espacios verdes de la comuna y tres propiedades privadas, lo que marca la gravedad de un problema que avanza.
“La realidad es que en Oberá tenemos un déficit de vivienda muy alto. Nos faltarían unas cuatro mil, pero para mucha gente los valores y requisitos del Iprodha nos les permiten acceder a una casa”, agregó.
Junta Municipal y un plan de contingencias
Sutil Barrios, titular del Consejo de Seguridad Urbana de la ciudad y coordinador de la Junta de Protección Civil, señaló que están en alerta con un plan de contingencias ante la apertura de las compuertas de la represa de Itaipú. “Por suerte en nuestra zona el río Paraná corre encajonado, por lo cual generalmente no tememos grandes inconvenientes ante la posible crecida del río. No obstante eso, pusimos en marcha el Plan de Contingencias, donde todos los integrantes del organismo tienen una tarea preestablecida en caso de que se presenten inconvenientes”, afirmó.
“Estamos en alerta, pero no prevemos que haya problemas de inundaciones en los sectores más vulnerables a la crecida de las aguas”, continuó.
Ayer, según datos de la Prefectura de Puerto Iguazú el agua quedó estacionada en 24,10. La alerta se activa recién cuando supera los 25 metros.

Artículo visitado 157 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top