Fueron beneficiados por falta de mérito. Continúan tras las rejas los propietarios de dos vehículos secuestrados en el marco de la pesquisa. Sin pistas sobre los $500 mil.

A una semana del atraco a la familia Afanasiuk, en paraje Bayo Troncho, municipio de Los Helechos, la Justicia de instrucción decidió liberar por falta de mérito a cuatro de los seis detenidos.
En tanto, continúan tras las rejas los propietarios de dos vehículos secuestrados en el marco de la investigación. Se trata de un Volkswagen Gol con pedido de secuestro por robo en la provincia de Buenos Aires y de un Ford EcoSport que transitaba por la ruta provincial 103, a la altura de Villa Bonita, presuntamente con documentación adulterada.
En consecuencia, la Justicia ordenó una serie de pericias sobre ambos rodados para determinar su posible participación en el ilícito. Mientras tanto los dueños continuarán detenidos.
Como contrapartida, la liberación de los demás sospechosos obedeció a que fueron escasas las pruebas recogidas por los investigadores hasta el momento. Ninguno de los elementos secuestrados habría tenido relación con el hecho.
En uno de los allanamientos la Policía dio con una garrafa y un machete, aunque éstos no fueron reconocidos por las víctimas. Vale recordar que además de un monto cercano a los 500 mil pesos, los ladrones se llevaron un cilindro de diez kilos de gas.
Asimismo, el dueño de casa sufrió un planazo de machete por parte de uno de los encapuchados, pero tampoco habría reconocido el implemento secuestrado.
El robo se produjo el miércoles pasado, alrededor de las 21, cuando los encapuchados irrumpieron en el lote 128 y, tras reducir al cuidador, accedieron a la vivienda de los hermanos Lidia (69) y Sergio Afanasiuk (66), quienes fueron golpeados y torturados hasta que confesaron la ubicación del dinero.
Incluso, los malvivientes amenazaron con cortarle la lengua al dueño de casa, quien al resistirse sufrió un corte en un dedo de la mano derecha.
En tanto, la señora Afanasiuk sufrió una trompada en la cara que le produjo un fuerte hematoma. Precisamente, los sexagenarios fueron quienes sufrieron el mayor castigo, mientras que el casero Marcelo Caballero (26), su concubina y sus dos pequeños hijos resultaron ilesos. Recién a las 7 del jueves, cuando Caballero logró zafar de las ataduras, pudo buscar auxilio y notificó a la Policía de lo sucedido.
Trascendió que uno de los encapuchados le propinó un planazo de machete al dueño de casa, justo sobre una lesión que lo tiene a mal traer desde hace casi tres años.
El sexagenario ya fue operado por un problema en la cadera y su cuerpo rechazó la prótesis, por lo que actualmente se halla a la espera de una nueva intervención. Mientras tanto sigue con tratamiento y actualmente la herida está infectada y le produce dolor, dato que aparentemente conocían los ladrones.
“Le pegaron el planazo justo en la herida, como que sabían dónde le iba a dolor. El pobre hombre no puede caminar del dolor”, confío una fuente del caso.

Artículo visitado 162 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top