necesitaayuda“Muchas veces convulsionó y estuvo cerca de la muerte, pero tiene tantas ganas de vivir que hasta ahora se pudo sobreponer a todos los problemas”, reflexionó Elisabeth Da Silva (43), la abuela de Milagros Eichelt, una pequeña de dos años y siete meses que padece varios trastornos congénitos.
Su caso constituye una rareza y tendría relación directa con los efectos de los agroquímicos utilizados en las plantaciones de tabaco de la zona, según opinaron médicos del Hospital Garrahan de Buenos Aires que atendieron a la criatura desde sus primeros meses de vida.
Además de hidrocefalia y problemas en los miembros, ya que sólo controla el brazo derecho -cuya manito tiene tres dedos-, fue sometida a una colostomía para permitir el tránsito intestinal desde el abdomen al exterior. En consecuencia, la pequeña evacúa la materia fecal desde una abertura en la panza, por lo que requiere la utilización de dos pañales en simultáneo. “Los médicos nos dicen que Milagros no hay lo que no tiene. Nos dicen que es un caso único”, reconoció la abuela en diálogo con El Territorio.
La criatura requiere varias operaciones para mejorar su calidad de vida. En principio, deben amputarle el piecito derecho que no cumple ninguna función y está ubicado en su costado. Da Silva indicó que “Milagros ahora ve ese piecito y le da miedo, le llama cuco y llora. Por eso tratamos de que tenga tapado”.
“Necesito que alguien nos dé una mano, porque pasan los meses y no hay solución. La última vez estuvimos 18 días internados, porque le iban a operar y al final se suspendió. Ahora llamo y me dicen que no hay turno ni cama en terapia”, lamentó. También señaló que la notan cada día más encorvada porque no cuenta con una silla ergonómica para su talla y condición.

Necesaria contención
La familia de Milagros está integrada por su mamá Lorena (20) y un hermanito de un año y cuatro meses, que residen en una casa de madera ubicada en el mismo terreno de los abuelos maternos y la nena pasa muchas horas con ellos porque disponen de mayores comodidades.
“La casa de mi hija tiene patio de tierra y usan letrina. Por eso, para que Milagros no agarre una infección la traemos a casa. Somos una familia humilde y no podemos hacer otra casa para mi hija”, agregó. Contó que la pequeña percibe una pensión de 2.900 pesos, monto que alcanza para un promedio de ocho pañales que utiliza a diario. Como contrapartida, su mamá dejó de percibir la Asignación Universal.
La abuela mencionó que Milagros tendría que tomar una leche especial, pero no pueden afrontar los costos. Tampoco cuenta con una silla de ruedas específica para su patología.
En tanto, para movilizarse hasta el Hospital de Pediatría de Posadas cuentan con apoyo de la Municipalidad de Panambí, agradeció. Sobre el origen de las patologías de la niña, la abuela indicó que “los médicos del Garrahan nos dijeron que es un problema congénito por los agrotóxicos”.
Padece cinco patologías

• Colostomía: apertura creada quirúrgicamente que permite unir el colon a la pared del abdomen, con lo cual el tránsito intestinal es derivado hacia el exterior y permite evacuar la materia fecal.

• Gastrosquisis: es un tipo de defecto de la pared abdominal en el cual los intestinos y otros órganos se desarrollan fuera del abdomen del feto a través de una apertura de la pared abdominal, casi siempre a la derecha del cordón umbilical.

• Hidrocefalia: aumento anormal de la cantidad de líquido cefalorraquídeo en las cavidades del cerebro.

• Vejiga neurogénica: trastorno de la vejiga que puede ser causado por un tumor u otra condición del sistema nervioso.

• Mielomeningocele: es un defecto de nacimiento en el que la columna vertebral y el conducto raquídeo no se cierran antes del nacimiento. Esta afección es un tipo de espina bífida.

Artículo visitado 207 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top