autoquemadoEn la zona de Villa Kindgreen, Villa Blanquita y Krause hubo una decena de vehículos quemados en poco más de un año.

Otro auto quemado de manera intencional el Villa Kindgreen puso en alerta a los vecinos que ven con preocupación lo que parece transformarse en una nefasta costumbre de una patota de piromaníacos que siembra temor en el barrio y zonas de influencia.
En los últimos meses, se registraron varios hechos de características similares, con vehículos que son robados y luego incendiados, al parecer por puro gusto de hacer daño a la propiedad ajena.
En la zona de Villa Kindgreen, Villa Blanquita y Krause, todos barrios vecinos, se contabiliza una decena de coches quemados en poco más de un año, una cifra que alarma a los habitantes de este sector de la ciudad.
En la madrugada del domingo, un remisero denunció que tres jóvenes ascendieron a su vehículo sobre avenida de Las Américas y, en primera instancia, se dirigieron hacia un local bailable.
Ya en el lugar descendió uno de los pasajeros, mientras que los otros dos siguieron viaje hasta la avenida Gendarmería Nacional, donde los sujetos agredieron al conductor. Lo golpeador y bajaron del Fiat Siena, dominio HDB126.
Los malvivientes huyeron del lugar con el vehículo. Alrededor de las 1.30, vecinos de calle Malvinas avisaron a la Policía que un auto estaba en llamas. Luego se determinó que era el mismo Siena robado. En averiguación del hecho fue detenido un joven de 21 años.
Ayer, vecinos de Villa Kindgreen se mostraron indignados por la impunidad con que se manejaría una patota que asola el barrio, quienes roban, se drogan y amenazan. Para los habitantes del barrio son los mismos que ya quemaron varios coches en la zona.
“Necesitamos que la Policía patrulle más, que haga prevención, porque el barrio se puso muy peligroso y parece que está de moda quemar autos. Es terrible lo que está pasando y nos sentimos abandonados”, subrayó un comerciante.
A principios de septiembre un grupo de vándalos robó e incendió un vehículo utilitario que resultó totalmente destruido.
Luego se determinó que el vehículo había sido robado dos horas antes en Villa Gunther, a unas 20 cuadras del lugar donde fue destruido.
Al respecto, vecinos del Oberá III indicaron que en un primer momento alertaron a la Policía de que un grupo de jóvenes había estacionado la camioneta en la esquina de Los Andes y 17 de agosto.
Minutos después arribó una comisión policial, los menores se dieron a la fuga y los uniformados se retiraron, sin imaginarse que instantes más tarde los vándalos regresarían para quemar el vehículo.
En tanto, una semana antes, una vecina del barrio Krause había denunciado que una patota le quemó su coche en represalia a una denuncia por el robo de una moto.

Artículo visitado 242 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top