lluvia tormentaEl arranque de la semana laboral nos traerá vientos del NE que llevarán las temperaturas a 30 y 32º de máxima entre hoy y mañana. Y a diferencia de la semana pasada que fue dominada por vientos del sur, esta semana será propiedad de los vientos tropicales, con lo cual las marcas máximas de mañana se repetirán diariamente toda la semana, con excepción de el miércoles y el sábado, cuando experimentaremos una transitoria y efímera rotación de vientos al sur.
En años afectados por el fenómeno del Niño, las noticias sobre sus consecuencias en nuestra región son reiterativas en materia de precipitaciones abundantes y a veces prolongadas.
Sin embargo, por tratarse de fenómenos tropicales, son de reducida extensión y eso hace que las lluvias y tormentas sean muy localizadas e irregulares. Mientras soplen vientos del sector norte, los fenómenos arribarán en rápida secuencia, y a pesar de su limitada cobertura (a veces no más de 200 metros de radio), a menudo estarán asociados a fenómenos de alto impacto en la población, tales como rayos, granizo o vientos intensos.
El granizo constituye un caso de difícil pronóstico, ya que involucra no sólo la presencia de vientos tropicales en superficie, sino también la de vientos muy fríos de altura, combinados con un elevado gradiente vertical de presión que asegure la presencia de vientos ascendentes dentro de la nube de tormenta, y que mantengan las gotas de lluvia sin precipitar hasta que se congelen en las capas superiores de la atmósfera.
Son condiciones que sólo se presentan en forma muy localizada, y pueden ser pronosticadas con exactitud con sólo horas de anticipación.
El caso opuesto son las lluvias torrenciales, que solo suceden cuando el viento rota al sur o al este, y la abundante humedad tropical se encuentra en condiciones de precipitar en forma repentina, ante el brusco ingreso de temperaturas muy inferiores a las locales.
Entre medio, es decir entre una granizada y una lluvia torrencial, suelen ocurrir fuertes ráfagas de viento, cambiando del norte al sur, y que cuando preceden al ingreso de un frente del sur suelen originar vendavales, que se inician como un fuerte viento descendente (turbonada) de escasa duración y de una intensidad de hasta 150 kilómetros por hora que al tocar el suelo se convierte en ráfagas de superficie de 80 a 100 kilómetros por hora.

Las tormentas de esta semana
Esta semana tendremos tres clases de tormentas: el “anticipo”, una suerte de fenómeno tormentoso casi sin lluvias, con potentes descargas eléctricas y rayos. Generalmente se presentan con vientos del norte ante la aproximación de un frente del sur. Estos fenómenos ocurrirán hoy, entre la tarde y la noche, mientras el frente tormentoso descarga lluvias torrenciales en el sur y centro de la provincia de Corrientes. Y se repetirán el domingo, entre la madrugada y la mañana, cuando el mal tiempo esté llegando a su fin en la provincia.
Habrá tormentas severas capaces de producir granizo en forma localizada y fuertes ráfagas de viento. Ocurrirán mañana y el jueves, en ambos casos al anochecer. Y finalmente las tormentas con lluvias torrenciales, al cambiar los vientos al sur, sin ráfagas fuertes. De haber granizo, éste resultará licuado o de reducido impacto gracias a las intensas lluvias. Estos fenómenos muy lluviosos ocurrirán el miércoles entre la madrugada y la mañana, con promedios de 60 a 90 milímetros, y picos aislados de hasta 120 milímetros en menos de diez horas. Y se repetirán más reducidos, el viernes en zonas sur y centro, y el sábado en el norte misionero.

Las tareas de prevención
Las precauciones a tener en cuenta con estos fenómenos serán: con los “anticipos” de hoy y del domingo: buscar refugio ante la posible caída de rayos y desconectar televisores, antenas y aparatos electrónicos. Estos anticipos pasarán rápidamente, lo notaremos al distanciarse los truenos de los relámpagos, señal de que la tormenta se aleja. En las tormentas severas de mañana y del jueves, proteger plantas y vehículos del granizo. No colocar “cargas” en el techo, pues los vientos fuertes serán descendentes. Y para las lluvias torrenciales del miércoles y del viernes o sábado, debemos limpiar desagües y rejillas y rumbos por donde pueda circular el agua. En zonas bajas, inundables o a la vera de arroyos: colocar defensas (bolsas de arena o tierra) contra el ingreso del agua en la vivienda. Y para los que se inunden, la primera precaución debe ser desconectar la electricidad desde el mismo poste de bajada.

Por Alfredo Yaquinandi

Artículo visitado 626 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Interés general Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top