fial_violencia_0Profesionales de la Línea 137 notan una marcada incidencia en el sector de clase media. La cuestión económica muchas veces deriva en situaciones de daño psicológico y físico hacia hijos y cónyuges.

Profesionales locales que se desempeñan en la Línea 137 de prevención de violencia, se mostraron sorprendidos por la cantidad de denuncias de maltrato a menores de edad, al punto que en una semana recepcionaron siete casos.
La mayoría de las denuncias fueron radicadas por vecinos que oyeron o fueron testigos de diferentes situaciones de maltrato, desde amenazas y golpes, hasta el encierro forzado de las criaturas en sus domicilios mientras que los progenitores se ausentan por muchas horas.
Además, alertaron sobre la alta incidencia de casos provenientes de sectores de clase media, lo que tendría relación con problemas de índole económica.
“Los padres muchas veces andan mal de dinero, les cuesta llegar a fin de mes o les va mal en el trabajo, entonces se desquitan en la casa y los chicos son los primeros que pagan los platos rotos. Es lamentable, pero cada vez se ve más este tipo de situaciones violentas”, precisaron.
En tanto, la violencia familiar representa el 70 por ciento de las causas que se tramitan en el Juzgado de Familia, datos que coinciden con cifras suministradas desde la Comisaría de la Mujer y el Área de la Mujer de la Municipalidad, donde se denuncian entre dos y tres casos de violencia doméstica por día, una cifra que preocupa a las autoridades comunales.
Según datos oficiales, en su gran mayoría son hechos relacionados con el excesivo consumo de alcohol.
“Hay mucha violencia psicológica y verbal, pero las mujeres están más abiertas, conocen más y se acercan a la Comisaría para preguntar qué pueden hacer o directamente a denunciar. Para esta problemática no existen estratos sociales”, reconoció una fuente policial.

Círculo nefasto
En tanto, precisó que “en su mayoría, vemos que las víctimas son mujeres jóvenes que viven en concubinato. Lo que más abunda es la violencia hacia la mujer”.
Desde de la comuna, explicaron que por temor muchas personas no denuncian y recién buscan ayuda cuando están desbordadas por la situación. “En todos los casos tomamos intervención, las contenemos y derivamos a los centros de atención. Luego hacemos el seguimiento del caso”, comentaron.
Por su parte, fuentes judiciales consideraron que actualmente la cuestión económica deriva en situaciones de violencia psicológica. “Se golpea a la pareja y encima se le retiene el derecho alimentario de los hijos y poder subsistir con dignidad. El 70 por ciento de las denuncias corresponden a violencia familiar, de las cuales el 90 por ciento son contra la mujer”, detallaron.
Se trata de un juego perverso, en el cual la violencia física se complementa con la violencia económica y es algo “sumamente dañino para quien lo padece en forma directa y para los hijos”, lamentaron.
Al respecto, subrayaron que la violencia familiar genera un círculo nefasto que afecta a todos los integrantes de la familia.

Artículo visitado 171 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Destacado Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top