singuardavidasEn el Tabay mantienen algunos servicios y hay acampantes fuera de temporada. El Berrondo incorporó juegos y en el Cuñá Pirú la crecida de enero causó destrozos

Con la temporada de verano todavía sin inicio cierto, las temperaturas en Misiones invitan a buscar lugares para refrescarse y los balnearios aparecen como opción aunque no están habilitados para tal fin.
Algunos de ellos reciben visitantes casi todo el año, pero la falta de guardavidas y de servicios ponen la alerta sobre esta situación.

Sin pausas
Los saltos del Tabay, ubicado en Jardín América, reciben a turistas y grupo de acampantes permanentemente desde hace tres años.
Tiempo atrás, los responsables de los balnearios de esta zona cuando se acercaba el verano ponían en orden las instalaciones, las dotaban de servicios y muchos municipios hacían lanzamientos de temporada.
Con la persistencia del calor de los últimos años y la cantidad de fines de semana largos, algunas realidades se fueron transformando y los espacios destinados a actividades de verano pasaron a ser una opción de esparcimiento durante todo el año.
En el caso del Parque Municipal Saltos del Tabay, el fenómeno se vio notoriamente incrementado desde que funciona en el lugar un restaurante y los servicios de sanitarios y los quinchos están disponibles siempre.
Sin importar la fecha, llegan y se instalan en el Tabay delegaciones escolares, grupos de deportistas, micros con turistas o grupos de scout. También se realizan festejos familiares, reuniones políticas y eventos provinciales de diferente índole.
Lo único que diferencia una época de otra es que no hay guardavidas, que el agua de la cascada está helada y que la pileta aún no está habilitada.
De cara a esta realidad, los nuevos desafíos de los administradores, especialmente cuando los espacios son municipales, es mantenerlos en condiciones y no descuidar los servicios que habitualmente solicita el acampante, que haya agua y energía eléctrica disponible y que los sanitarios y duchas estén habilitadas con agua caliente todo el año.
La administración municipal decidió no modificar los precios en el Tabay por dos años consecutivos (2014–2015) y se terminaron las ampliaciones de las cabañas, que tienen aire acondicionado y capacidad para seis personas. La oferta fue ampliamente superada por la demanda, ya hay reservas hasta el mes de febrero. El año pasado antes de fines de diciembre ya había reservas hasta Semana Santa.
Lo que queda pendiente es el llamado a licitación de los servicios especiales de verano, como ser proveeduría, heladería, artesanías, indumentaria, productos típicos y recuerdos, jugos naturales y las frecuencias de colectivo urbano que se realizan solamente en el verano (desde Jardín América hasta los Saltos del Tabay) varias veces por día.
Además, aún no se anunciaron las fechas del Festival del Turista, Ambientarte 2016, la temporada del vóley de playa y las fechas puntables del provincial que se jugarán en las canchas locales. Tampoco hay noticias de los fines de semana en que habrá espectáculos gratuitos.
Todas estas actividades siempre formaron parte de las agendas del mes de diciembre pero al parecer y debido a la demanda algunas se adelantarán un poco.

Pese a las pérdidas
El intenso calor está anticipando el verano en el Balneario Municipal Cuñá Pirú, de Aristóbulo del Valle. El jueves último, dos familias se instalaron toda la tarde en el lugar pese a no estar aún habilitado. Faltan arreglos y desmalezado.
En la gran crecida de enero pasado, las escalinatas inferiores del descenso se fueron con el agua. También las varillas de las barandas del deck.
Cuando se habilita plenamente, ofrece todos los servicios. Actualmente no hay guardavidas y carece de señal telefónica.
La cuidadora del balneario señaló que recién para comienzos de diciembre se habilitará la temporada.

El Berrondo se renueva
Entre los balnearios más importantes que tiene la zona centro se destaca el Parque Turístico Salto Berrondo, cuyo principal atractivo es el salto y en época de verano funciona la pileta. Pero desde el verano 2015 una empresa empezó a llenar el parque con juegos interactivos para los turistas.
Durante los días de calor, los visitantes aprovechan el arroyo después del salto para apaciguar las altas temperaturas. Fuera de temporada no hay guardavidas.
Este año un grupo de emprendedores comenzó a implementar juegos recreativos para niños y adultos, primero con botes en forma de cisne en el lago y peloteros, pero el proyecto es amplio, tanto que semanas se pusieron en marcha las pruebas de deportes extremos.
Actualmente se realiza rappel y tirolesa sobre el salto de más de doce metros. También sobre el lago habrá tirolesa y arquería. Para los más chicos están preparando un circuito con cuatriciclos de 50 centímetros cúbicos.
25
pesos en el Tabay. Eso pagan para ingresar los residentes en Misiones. Jardinenses 15, argentinos 40, extranjeros 60. Vehículos 15, carpas 30.
15
pesos en el Berrondo fuera de temporada. Los costos se actualizarán en Oberá. En el Cuñá Pirú pagaron $20 los mayores y 10 niños el verano pasado.

Artículo visitado 139 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top