denunciagimnasiaLa niña lesionada tiene 10 años y padece hidrocefalia, por lo que cuenta con certificado médico que la exime de gimnasia.

Una alumna de 10 años de la Escuela 185 de esta localidad sufrió un accidente en la clase de educación física que le produjo serio daño en la dentadura, al punto de que podría perder cuatro dientes.
La pequeña padece hidrocefalia y un leve retraso madurativo, por lo que dispone de un certificado médico que especifica que no debe realizar tareas de gimnasia. En consecuencia, su madre radicó una denuncia ante la Seccional Primera para que se investigue la responsabilidad que les cabe al establecimiento, directivos y docentes.
“No sólo que se lastimó muy feo en la hora de educación física, a pesar del certificado médico que dice que ella no tiene que hacer actividad por su problema de salud, sino que después la escuela se lavó las manos, no la llevaron al médico ni se preocuparon por su estado de salud”, reclamó Micaela Galeano.
El hecho ocurrió el lunes por la tarde. En diálogo con El Territorio, la mamá de Anabela se mostró indignada por el accionar de la profesora de educación física.
Al respecto, subrayó que “desde jardín de infantes tiene certificado médico por sus problemas de salud, por eso no entiendo por qué estaba haciendo educación física. Para colmo, la docente me llamó para decirme que Anabela tuvo un pequeño accidente, que apenas se mordió los labios y le sangró un poquito”. Pero cuando la abuela llegó a la escuela se encontró con un panorama mucho más complejo, con la criatura llorando de dolor, ensangrentada y dolorida.
“Desde la dirección llamaron al servicio de emergencias privado y le atendieron ahí nomás, no la trasladaron al hospital. Lo único que hicieron fue pagarme el remís para que yo la lleve, pero se desentendieron del resto”, agregó la abuela, María Schuvartz.
En tanto, en el Samic constataron que Anabela sufrió lesiones cortantes en el labio superior e inferior, tiene cuatro piezas dentarias “extremadamente flojas”, dos con el borde fracturado y se recomendó una radiografía para corroborar posibles fracturas.
En este punto, la familia chocó con el impedimento económico, ya que el costo de la imagen de diagnóstico asciende a 400 pesos.
“En el hospital no hacen ese tipo de radiografías y tampoco tenemos obra social, por eso tenemos que pagar y ahora no contamos con la plata. Por eso nuestra bronca, porque la escuela se desentendió”, subrayó Schuvartz.

Artículo visitado 380 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top