El secretario general de la CTA Misiones, Jorge Duarte, reconoció ayer que teme por su integridad física y la de su familia tras el ataque vandálico que sufrió el último sábado, cuando tres encapuchados rompieron una ventanilla del auto del gremio y lanzaron una bomba molotov al interior.
Por su parte, el delegado del de la Unión de Conductores de la República Argentina (Ucra), César Ojeda, denunció que el atentado habría sido obra de referentes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), en represalia al reclamo laboral entablado por un grupo de choferes despedidos por la empresa prestataria del transporte urbano.
“Compañeros que trabajan en la empresa reconocieron que una patota de la UTA tiró la molotov en el auto. Hace más de un año que venimos padeciendo agresiones y prepotencia y la Justicia no nos da respuestas”, subrayó Ojeda.
En tanto, Duarte dijo que desde el día del hecho ninguna autoridad del Ejecutivo provincial ni local se solidarizó ante la situación, al tiempo que anticipó que solicitaría una audiencia con el ministro de Gobierno, Jorge Franco.
“Uno está curtido, pero el principal temor pasa por la seguridad de mi familia. Nos cuesta entender la intolerancia que persiste en algunos sectores de la sociedad, que reaccionan con violencia cuando hacemos conocer situaciones de atropello e injusticia social”, remarcó.
En conferencia de prensa, el secretario general de la CTA Misiones remarcó “la responsabilidad que les cabe a los poderes del Estado, sobre todo a la Justicia, de ponerle freno a este tipo de actitudes violentas”. Ante la gravedad del hecho, diferentes entidades decidieron movilizarse en reclamo del avance judicial de la causa.
La convocatoria fue prevista para esta tarde desde las 18 en el Centro Cívico de esta localidad.

Artículo visitado 92 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Back To Top