Policia-11-520x245Marcos O. fue demorado el sábado por actitud sospechosa. Lo liberaron el domingo a la mañana y a la tarde fue detenido.

En ocasiones las apariencias engañan, pero en otras los indicios son elocuentes y las sospechas se confirman. El sábado por la mañana, personal del Comando Radioeléctrico fue alertado sobre la presencia de un sujeto en actitud sospechosa frente a una casa de avenida Andresito, en inmediaciones al Club Atlético Oberá.
Ante la presencia de los uniformados, el individuo se mostró nervioso y titubeó cuando le solicitaron que explique por qué estaba en el lugar. Tampoco portaba documentos.
Fue así que se decidió su detención preventiva en averiguación de antecedentes y quedó alojado en la Seccional Segunda. El sospechoso fue identificado como Marcos Alexis O. (23), residente en el barrio San Miguel de esta localidad.
Según explicaron fuentes policiales, la Justicia autoriza un lapso de 24 horas para la detención en averiguación de antecedentes. Pero al tratarse de un fin de semana, el radiograma de Jefatura con los datos del detenido se demoró y el domingo a las 10 fue puesto en libertad, tal como marca la legislación vigente.
Pero grande fue la sorpresa -o no tanto- de los uniformados cuando esa misma tarde, alrededor de las 16, acudieron a un llamado por un presunto robo sobre calle Corrientes y encontraron infraganti al mismo delincuente que pocas horas antes había salido del calabozo de la Seccional Segunda.
La patrulla del Comando Radioeléctrico llegó al lugar a instancias de vecinos que observaron al sujeto saltando el muro de una vivienda de Corrientes al 300, casi Rivadavia.
El aviso fue oportuno y la comisión policial arribó justo para encontrar al ladrón con las manos en la masa. Tras saltar el muro, el sujeto forzó una reja y, aprovechando que los dueños de casa no estaban, dispuso de tiempo para revisar y hacerse de un buen botín.
Ya había ganado otra vez la calle cuando llegó la Policía y se vio rodeado. En dos bolsas había colocado cuatro perforadoras, una caladora, una lijadora, una circular, un autoestéreo y herramientas varias. Además, se llevaba una garrafa de diez kilos y una hidrolavadora.
Así, apenas seis horas duró en libertad y volvió a caer, pero esta vez con suficientes elementos como para pasar un buen tiempo a la sombra.
En tanto, a partir de algunas cámaras de seguridad instaladas en la zona, los investigadores pretenden dar con la identidad de al menos un cómplice que se habría dado a la fuga, mencionaron.

Artículo visitado 123 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top