Cuba es uno de los países más organizados en materia de prevención ante fenómenos naturales y goza del prestigio de tener la tasa de mortalidad más baja de los países del Caribe expuestos a la temporada de huracanes, incluidos los Estados Unidos. Y no posee costosos equipamientos ni recursos tecnológicos.
Los radares de la isla datan de los años 70, de escasa cobertura y con problemas de funcionamiento ante la falta de repuestos. Pero a Cuba todos le reconocemos una amplia supremacía en la educación. Profesionales en ciencias de la atmósfera elaboran predicciones del tiempo. La información es realmente temprana y no de apenas cuatro horas antes de un evento severo, como sucede en nuestro país, que nos alertan cuando la tormenta ya está encima y hay poco por hacer.
Los cargos públicos relacionados con acciones de emergencia están debidamente profesionalizados en Cuba, mientras que en el interior de la Argentina constituyen un botín para premiar a punteros que se destacaron en la campaña política, y/o están encargados de mantener el clientelismo, repartiendo entre los damnificados chapas de cartón que se deterioran a la primera granizada.
En Cuba ante un alerta las autoridades locales se constituyen en un comité de prevención junto con las asociaciones sociales, el empresariado local y directores de escuelas y hospitales.
Las entidades deportivas y sociales aportan sus espacios comunitarios que el Estado equipa para recibir evacuados. Si los afectados no tuviesen dónde ir, el alerta temprana carecería de sentido. Sería aleccionador saber cuántas de las pérdidas de vidas y bienes ocurren antes del fenómeno por acciones descontroladas de los atemorizados pobladores.
Sin embargo, el comité de prevención sólo es efectivo en pueblos y ciudades. En zonas rurales, que son mayoritarias en nuestra provincia, la prevención requiere de refugios donde los pobladores rurales acudan a protegerse. El hoy director de la NOAA, el doctor Mike Davison (michel.davison@noaa.gov), amigo y ex profesor mío, suele contar frecuentemente: “El alerta por tornado no es muy escuchado entre la población rural (Estados Unidos). Como todos tienen refugios en sus casas, esperan a que el tornado sea visible y su trayectoria lo aproxime a sus casas, y recién entonces bajan al refugio. No se preocupan mucho por proteger sus bienes, pues el seguro les cubre todo”. Refugios y seguros son indispensables para una efectiva prevención.
Hace más de 15 años que presenté al gobierno de la Provincia un “plan de sustitución de letrinas para zonas rurales”, instalando en su lugar sólidos baños prefabricados que sirviesen como refugios, combatiendo dos grandes necesidades de protección de nuestros colonos: la protección sanitaria de sus viviendas y del nivel freático de donde obtienen el agua, y la protección contra fenómenos ambientales.
En síntesis, los riesgos de desastres se combaten con voluntad política, obras, coordinación y sobre todo educación. La tecnología es tan solo una herramienta, útil en manos profesionales.

Dos días de gran amplitud térmica
La semana que se ha iniciado habrá de ser moderada en las temperaturas, con sólo una mañana fría hoy de 12º de mínima en zonas Sur y Norte y 11º en serranías del Centro, y muy fresca mañana con 13º. Ambos días con cielos a pleno sol y consecuentemente una gran amplitud térmica diaria con tardes en torno a 30º de máxima en zonas Sur y Centro y 27º en el Norte.

Lluvioso desde el miércoles
A partir de las primeras horas de la madrugada del miércoles comienza otra semana, nubosa y muy húmeda, que alternará vientos del Sur y del Norte hasta el sábado. La manera como se presente esta alternancia determinará el estado del tiempo. Los momentos de viento Norte serán propensos a lluvias y tormentas, algunas muy fuertes.
Los momentos de viento Sur serán con lluvias débiles o pausas. Las temperaturas mínimas no bajarán de 16 a 18º y las máximas no superarán 26 ó 27º hasta el sábado.
Las lluvias de la semana promediarán los 100 milímetros comenzarán el miércoles a las cero horas en zona Norte sumando de 20 a 40 milímetros en la jornada. Sólo habrá lloviznas aisladas al amanecer o al anochecer del miércoles en zonas Sur y Centro. Jueves y viernes serán muy lluviosos en zonas Sur y Centro con posibles lluvias torrenciales (+50 milímetros por hora) a la tarde.
En la zona Norte la alternancia de vientos del Sur y del Norte será diaria, con pocas horas soplando del Norte, por lo que las lluvias serán más moderadas, y harán pausas en las noches. De cualquier manera, en total la zona Norte se equiparará al resto de la provincia con 100 milímetros en promedio.
Habrá tormentas moderadas hacia la noche el viernes y sábado en zona Sur, del jueves al sábado en zona Centro y el miércoles y el sábado en el Norte. Habrá también tormentas fuertes en la zona Norte el jueves y muy fuertes el viernes, siendo esta la única que puede presentar eventos de riesgo como ráfagas y granizo.

Por Alfredo Yaquinandi

Artículo visitado 128 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top