Personajes Ilustres
Horacio Flacco
Nació en Venosa el 8 de diciembre del 65 a.C., hijo de un esclavo liberado, que fue su primer maestro, le inculcó el odio al vicio y el amor a la virtud.
Le llevó a Roma y lo hizo estudiar con los mejores maestros, entre los cuales un cierto Orbilio que le hizo conocer las aventuras de «Ulises».
A los 20 años se fue a Atenas a estudiar. Se enroló en el Ejército de Bruto, uno de los asesinos de César y participó, en el 42 a.C. en la batalla de Filippi, vencida por Octaviano que, llegado a ser Emperador, lo perdonó y le encargó de escribir el «Carmen Secular», una poesía que exalta el comienzo del nuevo siglo de la era Cristiana.
Horacio amó su tierra, sus montes y recuerdos de su infancia.
En el año 8 d.C., por un mal repentino, murió y fue sepultado sobre el Colle Esquilino al lado de la tumba de su amigo y protector Mecenas.
Sus obras fueron: las Odas, las Sátiras, las Epístolas.

San Juan de Matera o Juan Scalcione, vivió en el 1100 y se retiró a la vida contemplativa en el Gargano, para honrar a Dios y a sus hermanos con oración y penitencia.

Francisco Stabile, médico nacido en Potenza en el 1600, escribió un tratado sobre la peste, enfermedad que golpeaba a la población con una cierta frecuencia.
Francisco Stabile (hijo), descendiente del anterior, nació en Miglionico y murió en Potencia después del 1860, fue un notable músico. Dos de sus dramas se titularon: «Palmira» y «Braccio de Montone».

Gerardo Maiella, nació en Muro Lucano en el 1726 y murió en Caposele en el 1755. Hijo de un sastre, era el último de los hermanos. Muy religioso, se decía que el niño Jesús bajaba del brazo de la Virgen para jugar con él, y mil otros milagros honraron su vida. Su salud era débil y los conventos benedictinos y franciscanos no lo aceptaban.

Mario Pagano, murió condenado por el Gobierno Borbónico en Nápoles en el 1799. Nace en Brienza y, siendo hombre de conciencia rectísima, denunciaba hechos y personas a la magistratura de Nápoles. Como simpatizante de los movimientos liberatorios fue condenado a 13 años de cárcel y prohibido el derecho de enseñar. Cumplida la pena, tuvo que ir a exilio. En el 1799 empezó la Revolución Partenopea. Pero al poco tiempo tornados los borbones, fue condenado a muerte.

Francisco Saverio Nitti, nacido en Melfi en el 1868, murió en Roma en el 1953. En los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial, siendo antifascista, vivió en Francia. Después de la guerra actuó en la Asamblea que dio a Italia la Constitución Republicana. Murió siendo Senador.

Artículo visitado 75 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top