En la peatonal del centro marplatense, en los años 60, solía pasearse el “Loco de la pandereta”. Mientras bailaba y agitaba la pandereta solía gritar “¡todos a hacer el amor que se acaba el mundo!”.
Cuando se avecinan eventos de riesgo, el profesional de ciencias de la atmósfera debe hacer equilibrio entre concientizar a la población, sin convertirse en el loco de la pandereta, agitando tornados y desastres de muy improbable ocurrencia.

Niño fuerte, “ma non troppo”:
Pues bien, estamos ante la inminente llegada de un Niño de potencia similar al de 1982/83 y superior a la de 1997/98. Sin embargo, lo que potencia este evento, limita al mismo tiempo su efectividad.
El avance del clima polar en capas superiores de la atmósfera del cono Sur americano fue directamente responsable de las intensas inundaciones de este mes en el centro del país.
Sin embargo, al llegar a nuestra región, la masa de aire polar en altura deberá enfrentarse a los vientos tropicales que irán ganando en intensidad a medida que se aproxime la primavera.
De esta manera, no habrá lluvias que duren un mes como en el Niño del 83/84, pero sí lluvias torrenciales de algunas pocas horas, que serán seguidas de varios días de aire seco, sol a pleno, y altas temperaturas que frenarán la inundación.

Diciembre y marzo los más lluviosos
Esta variabilidad atmosférica se repetirá con frecuencia semanal, alternando fuertes altibajos de temperaturas.
Por otra parte todos los Niños dependen en gran medida de la cantidad de energía atmosférica disponible, cuestión que se verá limitada este año por la extrema variabilidad que presentará el clima y que permite pensar en sólo un par de picos del fenómeno a intensidad máxima, uno en diciembre, como es habitual en estas anomalías, y otro recién en marzo, ya próximo a finalizar su actividad.

Un breve anticipo esta semana
Esta semana sólo se espera un botón de muestra del evento, sin muchas complicaciones y con sólo de tres a cuatro horas de lluvias intensas.
No será la tormenta de Santa Rosa ni mucho menos. Este año la tormenta llegará con sumo retraso si es que se presenta. Luego de la tormenta del miércoles al jueves, vendrá un tiempo de calma atmosférica sin fenómenos significativos y la fecha del 30 de agosto pasará sin eventos atmosféricos importantes.
Pasado el frente tormentoso y poco lluvioso ayer, para la madrugada de hoy se esperan brisas del Sur con un descenso térmico importante, que producirá breves lloviznas por condensación antes del amanecer y luego una mañana fría en zonas Sur y Centro con 12º de mínima y fresca en el Norte con 15º. La tarde será templada en toda la provincia, soleada en el Sur y con alguna llovizna en zona Norte al anochecer.
Mañana mejora en toda la provincia, con un día mayormente soleado, excepto en el Norte donde persistirá una breve llovizna matinal, frío a fresco temprano, con vientos leves rotando del Sudeste al Nordeste y tarde muy cálida, con 27 y 28º de máxima.
El miércoles llegará el frente tormentoso y los vientos volverán a rotar del Nordeste al Sudoeste a la tarde. Estará templado y nuboso desde la mañana, con lluvias débiles y aisladas, que se intensificarán hacia la noche con fuertes tormentas e intensas lluvias que pueden sumar de 25 a 50 milímetros en tan solo tres o cuatro horas.
Las temperaturas mínimas del miércoles aumentarán a templadas y las máximas bajarán a 25 y 26º.

Finde con tiempo primaveral
Para la mañana del jueves las lluvias habrán finalizado en toda la provincia, aunque el cielo seguirá cubierto hasta la tarde.
Y el viernes y el fin de semana, volveremos a tener sol a pleno en toda la provincia, con temperaturas en gradual aumento, con mañanas frescas y tardes cálidas y muy agradables.

Por Alfredo Yaquinandi

Artículo visitado 187 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Interés general Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top