Captura de pantalla de 2015-08-05 07:58:34Se trata de R.Eduardo Kuhlmann (42) sobre quien pesa una orden de captura internacional por el delito de evasión fiscal estimada en 70 millones de pesos. La causa comenzó en febrero de 2013 tras la denuncia de la Afip contra un grupo de profesionales de la zona Centro ante la Justicia Federal en lo Criminal y Correccional de Posadas, con un centenar de imputados y a la fecha hay una decena de procesados. «Se sigue la investigación habiendo derivaciones impensadas, como que el único procesado que tiene dictada la prisión preventiva es el contador que se encuentra prófugo y a pesar de estar buscado por la Interpol y Gendarmería continúa realizando actos y representaciones de la vida civil dentro del suelo misionero», dijo la abogada María Gisela Subizar quien junto al contador Marcelo Subizar expresaron su preocupación por cuanto «supuestamente» sigue enviando cartas documentos y otras presentaciones en juzgados provinciales donde se las reciben a pesar de ser buscado.

Para los profesionales, la fuga de Kuhlmann puso de manifiesto «las graves deficiencias y anomolías que tiene nuestras fronteras».

En este sentido, el contador Subizar recordó que el procesado envía cartas documentos entre otras presentaciones judiciales. «Lo más grave es la continuidad de la vida civil que está haciendo. No veo que haya cambiado nada desde el momento que se le denegó la primera exención de prisión a la fecha, incluso ha seguido desafiando a la Justicia y poniendo en absurdo» a las fuerzas de seguridad, comentó.

Para el especialista en Tributación y Sindicatura Concursal, más allá de la culpabilidad que tenga o no, consideró que Kuhlmann debería estar a derecho. «O sea, amén de la causa penal por ´asociación ilícita´, debería analizarse como delito autónomo esta profugación y las presentaciones civiles que existen de este señor (por Kuhlmann). Y, por otro lado, la gente que estuvo vinculada a esos actos civiles que ejecuta», observó.

La organización ilícita estaba integrada por contadores, abogados, escribanos, especialistas informáticos y otros profesionales que se dedicaban a facilitar la evasión tributaria de terceras personas. Creaba empresas fantasmas y utilizaba prestanombres, documentación apócrifa, simulación de empleados y cesiones permanentes de socios.

La Justicia Federal de Posadas había dictado el procesamiento -con prisión preventiva- y ordenado la detención del contador Kuhlmann. Sin embargo, la medida no pudo ser efectivizada debido a que Kuhlmann se encuentra prófugo.

Pero, según trascendió de fuentes de la Justicia Federal sería «muy probable» que se pueda dar una suerte de cambio de calificación de la carátula por parte de la Cámara Federal de Apelaciones beneficiando a Kuhlmann pasando de «prisión preventiva» a «libertad con caución juratoria», con lo cual se levantaría la búsqueda de Interpol y el procesado podría seguir en libertad mientras continúa la investigación.

La investigación

La causa se inició en febrero del 2013, luego de una denuncia de la AFIP ante el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional de Posadas, por presunta comisión del delito de asociación ilícita fiscal de una organización compuesta por profesionales.

Se trata de una asociación ilícita compuesta por más de 30 empresas fantasmas que simulaban prestar servicios inmobiliarios, financieros, de salud, seguridad y asesoramiento jurídico contable con el fin de evadir impuestos.

Se investigó la actuación de un grupo de profesionales de la zona centro de la provincia que ofrecía servicios a terceros entre los cuales se puede mencionar: creación de empresas apócrifas; creación de documentación falsa; utilización de prestanombres; utilización de cheques de manera cruzada; simulación de relaciones laborales; utilización indebida de exenciones impositivas; falsificación de sellos y firmas; estafas procesales en procesos ejecutivos; maniobras con obras sociales; maniobras de lavado de dinero.

Además, confeccionaban y certificaban estados contables falsos, procesos concursales y quiebras fraudulentas, facilitación en el intercambio de cheques a los contribuyentes a efectos de eludir los controles financieros, entre otros delitos.

En la investigación se detectó también la existencia de firmas que no tenían operatoria comercial y que no registraban acreditaciones bancarias, pero poseían un importante número de vehículos o propiedades, por lo que se solicitó que también se investigue el delito de lavado de activos.

Artículo visitado 910 veces, 1 visitas hoy

Noticias del 6


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top