Familiares de las víctimas notaron la falta de una cartera de Lidia Bezus. Uno de los sospechosos trabajó para Kosaczuk y conocía detalles de dinero.

La desaparición de una cartera de la escena del crimen afianza la hipótesis de que los asesinos de Lidia Bezus (69) y su hijo Diego Kosaczuk (29) habrían hallado una importante suma de dinero en la casa de Paraje Samambaya, municipio de Los Helechos.
Se sabe que días antes del doble homicidio las víctimas habían vendido un lote de pino en alrededor de 40 mil pesos y con parte de ese dinero pretendían reparar un tractor, según comentaron fuentes del caso. También guardaban parte de la última cosecha de té. Los investigadores confirmaron que en el interior de un cuaderno encontrado en la casa hallaron más de 10 mil pesos en efectivo. Además, la billetera de Kosaczuk -hallada sobre un cajón en el vivero contiguo a la vivienda- contenía otros 800 pesos.
Esta circunstancia hizo pensar en que los delincuentes se fueron del lugar sin plata o, caso contrario, dieron con alguna suma importante y escaparon sin revisar demasiado la casa. El interior de la vivienda no estaba muy desordenado ni evidenciaba signos de lucha.
Con el correr de los días los familiares de las víctimas, que tuvieron acceso a la escena del crimen, hicieron un recuento de las pertenencias y notaron el faltante de una cartera de Lidia.
Se presume que en el interior de la misma podría haber guardado el dinero de la venta de pino. En tanto, se confirmó que semanas antes uno de los tres detenidos por el hecho colaboró con Kosaczuk en el apeo de la madera.
“Era una cartera que ella (por Bezus) usaba cuando salía. Ellos no contaban mucho de la plata, pero es llamativo que no se encuentre la cartera. Capaz cuando llegaron los delincuentes pidieron la plata del pino y le entregaron eso, pero así y todo los asesinaron”, lamentó un familiar directo, quien también confirmó que “cuando llegaron los asesinos Diego estaba en el vivero, porque ahí se encontró su billetera y el celular arriba de un cajón. Habrá sido 8 o 9 de la mañana y ese día había mucha neblina y lloviznaba, pero él igual estaba trabajando desde temprano”.

Despiadados
Doña Lidia y su hijo residían solos en la propiedad, situada a ocho kilómetros del casco urbano de Los Helechos. Fuentes policiales no descartaron que las víctimas se hayan resistido. Tampoco se puede descartar que hayan reconocido a los delincuentes y eso les costó la vida. Según se pudo reconstruir hasta el momento, los asesinos fueron dos o tres y arribaron a la propiedad a las 9 del jueves. Kosaczuk se encontraba en el vivero lindero a la casa y habría sido sorprendido por los asesinos. Su madre estaba en la vivienda y habría visto la escena o escuchó gritos, por lo que alcanzó a tomar su celular y trató de contactarse con un vecino. Fue cuando recibió un fuerte golpe en la cabeza. Su hijo corrió a asistirla y también fue ultimado.
Jorge Miguel C. (26), Jorge P. (34) y Sergio Elías M. (26), alias “Chiru”. están detenidos e incomunicados como principales sospechosos del doble asesinato. (Territoriodigital)

Artículo visitado 346 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Noticias Policiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top