La pobreza se incrementó por cuarto año consecutivo pese al aumento de los planes sociales y ya afecta a casi tres de cada diez argentinos, según el informe sobre la deuda social que dio a conocer ayer la Universidad Católica Argentina (UCA).

De esta manera, cerca de 12,3 millones de personas son pobres, mientras que 2,7 millones son indigentes.

Los resultados del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) revelaron que 28,7% de la población era pobre a fines de 2014 frente al 27,4% que marcó la medición de 2013.

“Esta tendencia de la pobreza, que no se detiene pese a que se estén aumentando los planes sociales, tiene como principal motor el factor inflacionario y la falta de creación de empleo”, aseguró Agustín Salvia, investigador jefe del ODSA.

“La pobreza por ingresos aumentó en los últimos cuatro años y está entre 20% y 29%, más allá que se mida sobre la canasta básica de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) o sobre la que toma la encuesta de la UCA”, precisó.

La tasa de pobreza calculada por la UCA difiere de manera notable de la última medición difundida por el Indec del primer semestre de 2013 según la cual era pobre el 4,7% de los argentinos y un 1,4% era indigente. En junio de este año incluso se armó una fuerte polémica cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner destacó ante la FAO que apenas un 5% de los argentinos era pobre.

La Encuesta de la Deuda Social Argentina subrayó que las personas en situación de pobreza aumentaron de forma constante entre 2011 y 2014 y la tasa pasó de 24,7% a 28,7%, mientras que la indigencia en 2014 se incrementó de 5,4% a 6,4%. De acuerdo al estudio, una familia tipo necesita tener ingresos mensuales por al menos $ 5717 para no ser pobre.

Además, de acuerdo al Observatorio la cantidad de hogares con planes sociales aumentó de 20,2% en 2010 a 28,6% en 2014. “Casi 30% de los hogares argentinos recibe un programa social”, destacó Salvia para quien no ayudan a reducir la tasa de pobreza.

“Los planes sociales están bien focalizados, pero sólo logran cubrir la tasa de indigencia básica”, indicó.

Al ser consultado acerca del Indec, Salvia explicó que “el Observatorio creó estadísticas para complementar la ausencia de información confiable”.

En este sentido, aseguró que los números de la UCA no buscan polemizar con la falta de estadísticas oficiales, sino ofrecer datos “más reales” para promover políticas públicas a fin de atender las “injusticias sociales”.

En este punto remarcó “(Axel) Kicillof aseguró que hay muchas mediciones de pobreza. Es cierto, pero no por eso hay que dejar de medirla”.

Salvia explicó que este año el ODSA realizó tres tipos de mediciones de pobreza e indigencia: a) una directa referida a inseguridad alimentaria y Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI); b) otra, indirecta y unidimensional, de un mínimo de bienestar por ingresos y c) una tercera multidimensional de la pobreza, combinando ambos métodos desde un enfoque de derechos.

La Encuesta de la Deuda Social Argentina (EDSA) de la UCA se realiza desde el año 2010 con un relevamiento de 5700 hogares. (Misiones Opina)

Artículo visitado 96 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Noticias Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top