Primero incredulidad, después desconsuelo y dolor. El hallazgo de los cadáveres de una conocida pareja obereña generó una enorme conmoción y los primeros indicios apuntan a un femicidio seguido de suicidio, en medio de una trama que incluye una supuesta infidelidad y audios de WhatsApp de despedida.

Los fallecidos fueron identificados como Carolina Aguerre (30), psicóloga clínica, y su concubino Cristian Damián Pintos (35), empleado de un conocido comercio mayorista de Oberá.
Aunque los investigadores manejan el caso con suma cautela y la Justicia aguarda el resultado de las autopsias para confirmar las causas de los respectivos decesos, sobre todo el de la mujer, ya que su concubino falleció calcinado dentro de su coche tras impactar con un paredón sobre la ruta nacional 14, la principal hipótesis indica que el sujeto ahorcó a su pareja y luego se quitó la vida.
Según averiguó El Territorio con fuentes de la investigación, el cadáver de Aguerre presentaba marcas en el cuello compatibles con lesiones de ahorcamiento, según la observación preliminar de la médica policial Luciana Vanni.

Aguirre y Pinto

En tanto, una hermana de Pintos que reside en un departamento lindero al lugar donde se registró el hecho declaró que alrededor de la 1.30 de ayer escuchó que el coche de su hermano salió de la propiedad a toda velocidad, por lo que fue a ver qué pasaba y encontró la puerta abierta, ingresó y se topó con Aguerre tirada en un pasillo interno.
La víctima se encontraba sin signos vitales, por lo que su cuñada dio aviso a la Policía. Minutos más tarde la médica policial constató el deceso.
Casi al mismo tiempo, alrededor de las 2, la comisaría de Cerro Azul recepcionó un llamado dando cuenta de que a la altura del kilómetro 833 de la ruta 14, zona conocida como Picada San Jorge, había un auto incendiándose.
La Policía y los Bomberos Voluntarios trabajaron en el lugar y constataron que el vehículo siniestrado era un Chevrolet Onix, dominio AB495CH, en cuyo interior había una persona calcinada. Luego, por el registro de la patente, confirmaron que se trataba de Pintos.
La intempestiva reacción de abandonar el departamento donde hallaron a su pareja muerta y el testimonio de su hermana, Maris Pintos (38), se perfilan como serios elementos de prueba que avalarían la hipótesis de un homicidio a manos del sujeto.
Asimismo, en los minutos previos a quitarse la vida Pintos habría enviado varios WhatsApp a familiares y amigos a manera de despedida y supuesta justificación de sus actos.
Su hermano Fabián trabaja en la misma empresa y a él habría estado dirigido un mensaje que se viralizó en la víspera. También se habría comunicado con uno de sus patrones y con varios compañeros para despedirse, según indicaron fuentes de la pesquisa.
“Hola Fabián, te dije que hoy iba a cazar… que iba a manguear al sombrero, a él no le llegué a agarrar, pero se salva porque tiene tres hijos. Por eso se salvó. Chau amigo, un gran abrazo”, se escucha en el citado WhatsApp que trascendió ayer.
Varias personas coincidieron en que es la voz de Pintos. Se trata de un testimonio escalofriante, contundente.
Su voz algo temblorosa, pero decidida, se entremezcla con ruidos de la ruta, vehículos que cruzan y el zumbido del asfalto. Esa habría sido la antesala del suicidio con su coche.
Así, supuestamente tras ahorcar a su pareja, el hombre condujo 60 kilómetros a toda velocidad y terminó impactando contra un paredón de la ruta 14, jurisdicción de Cerro Azul.

“Se estaban separando”

Según pudo reconstruir este medio, Pintos y Aguerre estaban en pareja desde hacía casi 10 años, pero no tenían hijos. Ambos eran queridos en sus respectivos trabajos y varias voces coincidieron en que constituían una pareja tranquila, al menos en apariencia.
El 6 de mayo compartieron el cumpleaños del hijo de un compañero de trabajo de Pintos, aunque allegados comentaron que la relación no estaba pasando por un buen momento.
“En realidad se estaban separando, pero sin conflicto. O al menos eso parecía”, comentó un amigo de ambos. Por los dichos expresados en WhatsApp, el sujeto tenía sospechas de infidelidad por parte de su pareja.
Por otra parte, si bien desde la Unidad Regional II de Policía no emitieron ningún comunicado al respecto, fuentes de la misma fuerza indicaron que no existen denuncias previas por violencia.
La pareja residía en el departamento 40 del barrio Oberá 4, donde ayer por la mañana el gris del cielo coincidía con el estado de ánimo de los vecinos que no podían creer la magnitud de la tragedia.
Mientras efectivos de la Brigada de Investigaciones tomaban declaración a los familiares de Pintos, entre ellos su padre -un policía retirado-, grupos de vecinos charlaban de los sucesos en la vereda y todos coincidían en lo sorpresivo del desenlace.
“Yo los conozco desde hace años y era una pareja muy tranquila. Eran reservados, pero muy educados con toda la gente. Es de no creer, pero cada familia es mundo aparte y más puertas adentro”, reflexionó una vecina.
Por su parte, otra conocida aseguró que “nunca se escuchó que haya violencia entre ellos. La chica era psicóloga, un amor de persona, muy atenta y simpática. Y el muchacho era de una buena familia, muy trabajador. La verdad que estamos todos conmovidos”.
Más allá de los indicios, lo cierto es que recién hoy se realizarán las autopsias, tal lo dispuesto por respectivos juzgados intervinientes, ya que el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá actúa en el caso de la muerte de Aguerre y el Juzgado de Instrucción Cinco de Leandro N. Alem tiene jurisdicción sobre el siniestro donde Pintos perdió la vida.
De todas formas, fuentes confiables reconocieron la existencia de marcas en el cuello de la mujer. Al mismo tiempo, personal de la División Criminalística trabajó en la escena para dar con indicios que permitan avanzar en la investigación del hecho.

Sorpresa y dolor en las redes

Aguerre era psicóloga clínica y trabajaba en una clínica privada especializada en el sistema nervioso, mientras que Pintos era empleado de un conocido mayorista, donde gozaba del mejor de los conceptos.
Ayer, conocido el deceso de ambos y las circunstancias del caso, amigos y conocidos expresaron su pesar por las redes sociales, fundamentalmente hacia la figura de Aguerre.
“Que bronca, que impotencia. Un día gris por dentro. Que triste despedir a alguien que le arrebatan la vida así. QEPD compañera, colega, amiga, persona”, expresó Alfredo Antúnez.
Por su parte, Alejandra Correa, directora de la Escuela 112, escribió: “Caro querida, el cielo está llorando tu partida. Tanto tiempo tratando de ayudar a nuestros niños, siempre tan alegre y comprometida, cuántos recuerdos en nuestro gabinete, tus informes, tus cuadernos, tantos momentos lindos y de los otros. Muy pronto te fuiste pequeña. Cuidaremos a tu mami, te prometo. Me duele el alma. Hasta siempre”.
Ivanna Velázquez reflexionó: “Hoy te esperaba para verte. Siempre elegante y a la vez una de las nuestras. Te extraño ya. Serás una estrella, la más hermosa y la que ilumina siempre, como vos con tu sonrisa lo hacías acá”.
En tanto, Gladis Paredes manifestó: “No puedo entender ni aceptar, dos seres magníficos, mi amiga incondicional. Y Pepe te vi crecer. Dios los tenga en sus brazos”.
Por otra parte, llamativamente al cierre de esta edición la Unidad Regional II de Policía no había emitido parte oficial alguno.

Por Daniel Villamea
fojacero@elterritorio.com.ar
Artículo visitado 1.502 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top