En una reciente entrevista periodística requirieron que contase cómo nos entendíamos en los 40 ante la torre de babel que significaba la presencia en suelo obereño de gente de tantas nacionalidades, algunas de lejanas distancias, la requisición se basaba teniendo en cuenta que llegué a Oberá en 1940, a 12 años de su fundación. Entonces comprendí que para las nuevas generaciones la relación entre recién llegados y los inmigrantes ya afincados que hablaban distintas lenguas, debía haber sido como una conversación entre sordos, nada de ello ya que en la vida pública los extranjeros que participaban y en especial los suecos que fueron los fundadores de Villa Svea en el Yerbal Viejo, cuna de Oberá, provenían de Bonpland o del Brasil lo que había facilitado su acceso al castellano, por otra parte es una imperiosa necesidad de los que hablaban otros idiomas adaptarse al nuestro por razones obvias de supervivencia y ¿porque no?, cariño al nuevo suelo que los recibía y que sería la nacionalidad de sus descendientes.
   Con el fin de que se conozcan quienes fueron protagonistas en la década del cuarenta, y como un aporte histórico más para investigadores e historiadores de hoy,  transcribimos la nómina de personas y sus respectivas ocupaciones, integrantes de las “fuerzas vivas” de Oberá a los 15 años de su fundación, lo que consideramos un reconocimiento público a quienes contribuyeron al progreso y adelanto del entonces pueblo.
   Vale acotar que la siguiente nómina la obtuve de la publicación “Guía General de Misiones 1948” que poblaba nuestro archivo por lo que pedimos disculpas si algún nombre o apellido no está correctamente escrito o si existieron omisiones.
   Por otra parte, la nómina ofrece la posibilidad de advertir el empuje con que nació Oberá a través de tanta y tanta gente empresaria, comerciante y profesional a pocos años de la fundación de la ciudad y, calando más hondo en la investigación, se llega a la conclusión de que el pueblo y su gente le ganaron por varios cuerpos, como se diría en la jerga turfística a la fundación, tema que acompañamos con un mapa de 1917 que ya lo señala como “Pueblo de Oberá” en páginas del libro de mi autoría “Un lugar llamado Yerbal Viejo”
   Y ya la nómina prometida:
   “Cooperativa Agrícola Ltda.; Alfredo Beltrame (yerbales), Odd Bothner (yerbales), Moisés Koffmann (yerbales), Juan Carlos Campi (yerbales), Nicolás Arbelaiz (yerbales), Francisco Ornola (yerbales), Miguel Yaguciesko (yerbales), Víctor Sladek (yerbales), Einar Nilsson (yerbales), Juan P. Pettersson (yerbales), Carlos Pettersson (yerbales), Estanislao Mroginski (yerbales), Guillermo Rocholl (aserradero), Germán  Weis (Aserradero), Esteban Vanchik y Cía. (aserradero), Norberto Daram (aserradero), Cardozo y Cía. (aserradero), Luis Pfeiffer (aserradero), Olob Strom (aserradero), Bolmir Hudecek (aserradero), Estanislao Firivicius (aserradero), Enrique Albracht (representaciones), Juan Herman (aserradero), Basilio Lutz (aserradero), Gustavo Pohl (aserradero), Lucio Ferrari (aserradero), Fleuri Kleiven (aserradero), Juan Melnik (aserradero), Adolfo Ockulovich (aserradero), Fernando Fellermaier (aserradero), Oscar Skyttberg (aserradero), Silvestre Urban (aserradero), Leo Lutz (olería), David Hedman (olería), Juan Schuster (olería), Gil Montenegro (olería), Carlos Andersson (olería), Alejandro Bojanovich (olería), Ludovico Hesler (olería), Juan Wiesner y Cía. (molino de maíz), Juan Faros (molino de maíz), Federico Schweizer (molino de maíz), Basilio Busun (molino de maíz), Silvestre Urban (molino de maíz), Juan Cáceres (yerbales), Amelia R. de Chemes (yerbales), Alejandro Sarubbi (yerbales), Carlos Yurinic (molinos de arroz), Carlos Kaechele  (citrus), Eulalio González (fábrica de almidón), Roque Ayala (tienda), José Bachín (pensión), Luis Bachín (pensión), Robespierre Mancini (hotel), Carlos Baetke (gaseosas), Leo Baselides (almacén), Luis y Francisco Morchio (Casa Italiana), Hernán Bedacarratz (bancario), Héctor Barrere (seguros), Ernesto Beltrame (yerbatero), Eulogio Benítez (transportes), Faustino Bertoldi (médico), Boldú y Cía (automotores), Enrique Boldú (comerciante), Herminia M. de Boni (almacén), Higa Hnos. (café Tokio), Walter Carlsson (agencia YPF), Fidel Chemes (tienda), Ricardo Juan Cozzani (bancario), Lindolfo Debat (farmacéutico), Luis Augusto Derna (médico), Marta S. de Dinklaje (peinados), Alejandro Donchenko (médico), Elisa de Langone (dentista), Julio C. Dutra (abastecedor de carne), Ramón Dutra (abastecedor de carne), Elsztein Hnos. (tienda), Potasio Espíndola (taxi), Alfonso Feversani (almacén), Hipólito Gighlione (taller mecánico), Orlando Gil Navarro (abogado), Guelman y Cía (cubiertas), Pedro Moscón (escribano), Mousquere Hnos. (transportes), Rodolfo Otto (carnicería), Petrini y Hansen (tienda), Carlos Petterson (automotores), Jonas Petterson e hijos (almacén), Alejandro Pyndus (pensión), Eugenio L. Rodríguez (farmacéutico), Manuel I. Rodríguez (abogado), Joel R. Sand (tienda), Ralf Singer (transportista), José Szewald (estación de servicio), Mario Villalba (carnicería), Corina Zapelli (hotel), Guse y Oertel (hotel), Irineo Moreira (periodista), Oscar J. Wickström (estación de servicio), Valentín Scherer (talabartería), Eduardo Fuglistaler (almacén), Pedro E. Higa (hotel), Jorge Baungartner (hotel), Teodolina R. de Moreira (librería)” (Reproducción del libro de mi autoría “La Sorprendente Oberá” Capítulo III- Pág.149/50)
Pensamientos
    Sentados frente a nuestra PC y dispuestos a abrir la puerta periodística más allá de lo local se inundaron nuestros pensamientos abatidos por la ola televisiva de acontecimientos noticias más de aquí que de allá, en referencia al sur y al norte continental y si nos atenemos al pensamiento de que todo es noticia en un amplio abanico que muestra, generalmente, actitudes ásperas y hasta violentas de los protagonistas de las mismas en varios campos en que la actividad humana compite y, mientras buscábamos tema para compartirlo con ustedes, como un chispazo que quisiese ingresar sin ser convocado, un pensamiento con un nombre acudieron con celeridad a nuestra mente: Séneca ¿Porqué Séneca, de quien no hemos mantenido recuerdo alguno desde los tiempos del profesorado de historia antigua allá por los 50?
    Y esa clara actitud exterior de iluminar pensamiento nos hizo de inmediato recurrir a Google donde pueden obtenerse decenas de frases del filósofo latino, Lucio Anneo Séneca (2 AC- 65 AC )  y otros filósofos entonces comprendimos el porqué del chispazo.
   La frase que elegimos dice “El que no quiera vivir sino entre justos, viva en el desierto”.
   Vaya… vaya que estamos trabajando con el pensamiento de un filósofo que emitía conceptos antes de la aparición de Cristo, pensamientos que siguen pudiendo ser guías democráticas y, como todo pensamiento es el resultado de la actitud de la gente de un entorno, refiriéndonos concretamente a alegrías y pesares que lo acunan a diario, nos llama la atención la preocupación por la justicia en función social , tema por el que en nuestros tiempos se afana tanta gente, pero del caso es mencionar que los pensamientos de Séneca no tienen que ver solamente con la justicia sino que abarcan los distintos temas que hacen al accionar político social ciudadano y esos pensamientos cobraron más fuerza, abierto que fuera el camino y tras leerlos a todos, quisimos invadir el campo intelectual de otros filósofos antiguos, así es que recurrimos nada menos que a Sócrates, filósofo griego (470 AC. 399 AC)  y de entre sus frases también elegimos una: “Cuatro características corresponden al juez: Escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente”
   Y tras calibrar esas sabias reflexiones dejamos a los filósofos del muy ayer y volvemos a calzar nuestro perfil periodístico, Sin embargo…
Artículo visitado 20 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top