Leandro Bublitz (35) fue el primer sujeto detenido tras descubrirse el crimen de Márquez y Leiva.

Acorralado por las pruebas que lo comprometen, al cumplir nueve meses detenido, Leandro Bublitz (35) decidió contar su versión de los hechos que rodearon los homicidios de Olivia Márquez (46) y su concubino Sandro Leiva (40), perpetrado el 28 de marzo pasado en el paraje Puerto Rosario, localidad de Florentino Ameghino.
En declaración indagatoria del 15 de diciembre pasado ante el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá, el sujeto apuntó las responsabilidades hacia el cabo de Policía Víctor Dlugokinski (31) y su hermano Pablo Dlugokinski (35), quienes le habrían confesado la autoría material del hecho y le solicitaron que los ayude a deshacerse de la motocicleta de las víctimas.
“Nosotros los matamos, les disparamos”, aseguró que reconocieron.
Según Bublitz, los hermanos habrían perpetrado el doble homicidio porque sospechaban que la pareja asesinó a su padre, Ildo Victoriano Dlugokinski (58), quien el 25 de marzo falleció en el incendio de su vivienda, o al menos así fue caratulado el caso por las autoridades.
La señora Márquez y su concubino desaparecieron tres días después. La mujer era tía de los Dlugokinski; ella y su pareja trabajaban en la chacra del cabo y eran vecinos.
El mismo 28, los hermanos y su cuñado Bublitz fueron identificados por una patrulla de  Gendarmería Nacional en un control sobre la ruta costera 2, cuando transitaban en el auto del policía y llevaban una Gilera 110 desarmada en el baúl.
Días más tarde, la moto fue encontrada desarmada en el cauce del arroyo Los Toros y se confirmó que era propiedad de las víctimas.
Los cadáveres fueron hallados el domingo 2 de abril enterrados en una fosa ubicada en la propiedad de Dlugokinski. Luego, las pericias balísticas confirmaron que las víctimas fueron ultimadas con dos armas del cabo.

Relato de muerte
En su indagatoria, Bublitz mencionó que el 28 de marzo al mediodía se hallaba en su casa de Puerto Panambí y llegaron Víctor y Pablo Dlugokinski, sus cuñados. Se quedaron a almorzar y luego le invitaron “para dar una vuelta”, indicó.
“Cuando salimos de mi casa eran las 16, 16.30 y en el camino, llegando a la casa de Víctor, ellos me contaron que habían matado a esa pareja de Olivia Márquez y Sandro Leiva por el motivo que habían descubierto que habían matado a su padre, llamado Ildo Victoriano Dlugokinski. Ellos habían desarmado la moto de la pareja y yo no sabía qué hacer. Me puse muy nervioso y ellos me pidieron que los ayude a deshacerse de la moto”, relató.
Dijo que ya oscurecía cuando salieron de la casa del cabo y alrededor de las 20.30 fueron detenidos por el control de Gendarmería.
“Le pidieron la documentación del auto y de la moto y Víctor no tenía. Ahí Gendarmería nos trajo hasta el destacamento de Panambí y Víctor entró y habló con los gendarmes. Nosotros quedamos afuera, estuvimos media hora en el destacamento y nos liberaron. Cuando nos liberaron, fuimos hasta el arroyo Once Vueltas, Los Toros y tiramos la moto. Ellos me trajeron a mi casa y se fueron a la casa de Víctor y de ahí, de esa noche, no tuve más contacto con ellos”, aseguró.
Argumentó que la confesión de los hermanos lo dejó muy nervioso y precisó que “el que más habló fue Víctor y no sé si en esos momentos Pablo dijo algo más. Recuerdo que Víctor dijo: ‘Mirá gurí, nos mandamos una cagada’. Me dijo que mataron a la pareja y ahí se nubló mi mente, me puse nervioso, no sabía qué hacer, no podría creer lo que me estaban contando”.

La emboscada 
Bublitz aseguró que no asesinó a la pareja y se mostró arrepentido de haber colaborado a encubrir el crimen.
“Ni yo sé por qué les ayudé a esconder la moto, es algo que no debía hacer. Fue un poco por miedo, y también porque les conozco y son mis parientes”, indicó, y agregó: “Yo no los maté. Lo que hice fue ayudar a deshacerse de la moto y no contar lo que pasó”.
En tanto, mencionó detalles que le habrían comentado los hermanos, sobre el horario y el lugar donde emboscaron y asesinaron a las víctimas.
Al respecto, mencionó que “dijeron que fue entre las 10.30 y 11 de la mañana (del 28). Yo me quedé loco y comencé a preguntar y me dijeron que ellos le llamaron a la pareja a la casa de Víctor y ahí cuando vinieron los mataron, le metieron plomo”.
“Me dijeron que comenzaron a discutir, que la Márquez confesó que le mataron al papá de él, y ahí ellos los mataron y enterraron. Ellos me indicaron el lugar donde habían escondido las armas. Me dijeron que era una escopeta y un revólver o pistola, no recuerdo. Después le conté eso a la Brigada”, señaló.
En un tramo, indicó que los hermanos “se pusieron muy mal, se largaron a llorar y Víctor me dijo: ‘Yo arruiné mi vida, pero vengué la muerte de mi papá’”.
También confirmó que la pareja trabajaba para el policía en la plantación de tabaco, como señalaron varios testigos.
En tanto, precisó que el ahora prófugo Pablo Dlugokinski llegó desde Brasil -donde residía- junto a su esposa para asistir al velorio de su papá.

Por dice qué
Según Bublitz, los hermanos mencionaron que unos cazadores le contaron que se cruzaron con Márquez y Leiva y les sintieron “un olor fuerte a nafta”, o al menos en eso basaron la supuesta venganza.
“Había un par de cazadores de apellido Denis que el sábado a la noche cruzaron por la chacra de Víctor y ahí le mandaron un mensaje avisándole a él, como pidiendo permiso para cazar. Para amanecer el domingo la casa del papá de Víctor amaneció quemada y el padre falleció. Los cazadores le comentaron al hermano del suegro de Víctor, de apellido Eichemberg, que la noche anterior se cruzaron por un camino vecinal con esa pareja, las víctimas, y cuando se cruzan sintieron un olor fuerte a nafta, y ahí el suegro de Víctor vino y le contó lo que dijeron los cazadores. Por lo que yo entendí de lo que me comentó, esa gente fue la que le mató a su padre”, manifestó en la indagatoria.
Indicó que todos los implicados son parientes y mantenían un trato diario, con idas y vueltas.
“Que yo sepa no tenían problema. El papá de Víctor vivía a 400 metros de él y ellos (por las víctimas) trabajaban para Víctor. Se veían con frecuencia, vuelta y vuelta ellos tomaban y por ahí discutían. No sé si hubo algún motivo importante o no”, mencionó.
Respecto a la situación de Bublitz, ya en octubre, en rueda de detenidos un gendarme lo identificó como uno de los tres sujetos que transportaban la motocicleta de las víctimas, lo que complicó seriamente su situación procesal.
En tanto, mientras Pablo Dlugokinski permanece prófugo de la Justicia, su hermano Víctor actualmente se encuentra alojado en una celda de la Unidad Penal VIII de Cerro Azul y las pruebas en su contra serían abrumadoras, aunque a su turno también apuntó las responsabilidades en su hermano mayor.

Artículo visitado 474 veces, 1 visitas hoy
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pagePrint this pageEmail this to someone

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top