La ciudad de Leandro N. Alem es una ciudad que nos muestra la amplitud de su cultura, que siempre nos sorprende con su creatividad. Vaya si no la hermosa Fiesta Nacional de la Navidad. Sin dejar de recordar los premios nacionales que ha ganado, como el Martín Fierro de Oro, etc. La literatura no podía escapar de este designio. Hace más de 20 años que Alem cuenta con un grupo literario que es orgullo de la ciudad y de la Provincia: “A.L.A.” (Asociación Literaria de Alem). Muchos nombres conocidos, libros publicados, muchos premios ganados. Es un grupo muy afín a Oberá, que ha prestigiado a la Feria Provincial del Libro, visitándonos todos los años presentando libros, haciendo teatro, música.
Este año una de sus integrantes María Isabel Silveira de Andrade, la chispeante “Isita”, secretaria del grupo literario, nos regaló su primer libro “DESNUDOS VERSOS COTIDIANOS”. Isita es posadeña por nacimiento pero Além (o el amor en Além) la conquistó de por vida. Sus otros amores son sus seis hijos, sus niños de otrora que hoy ya son hombres y mujeres, lo que ella festeja porque “los amé más que a mi vida”. Isita es apasionada (no hay más que verla y oírla) con extraordinarios dones espirituales que derrama generosamente. “Lo cotidiano se vuelve mágico”. Si, ¡apasionada Isita!, lo cotidiano para ella es su inspiración, “es el reto diario de transformar en poesía las cosas cotidianas de la vida….” Para Isita escribir y respirar es una misma cosa. Y así lo comprobamos con los cuatro capítulos del libro: Estaciones del año y rituales caseros; Realidades; Sentimientos que pueblan mi alma; y El recorrer del amor. Recorriendo algunas de sus poesías vamos descubriendo: su amor por la gente solitaria, abandonada. Leemos sus versos conmovedores para Manuel “carita sucia, pies descalzos… vagabundo sin sábanas con ositos…” metamorfosis infame que hace de su niñez un estigma, en un mundo adulto ajeno a su dolor. Y luego encuentra al Ciruja … “buscador noctámbulo de retazos de vida”. Hurgador de desechos, allí donde creemos que no hay nada . Después Isita descubre al hombre sin historia, conocido por su porfiado silencio e impreciso deambular, sumiso y resignado, eternamente “el viejo” a quien nadie llama por su nombre, “inclusive yo” reconoce la autora. Por fin descubre y observa al alimentador de palomas de quien supone que en cada miguita arroja sus sueños, que da lo que no le sobra, en una misteriosa actitud, absorta en sus amigas, las palomas. Y por supuesto hay mucho más en su hermoso libro.
Isita ha ganado premios en varios Concursos: en los últimos, de Apóstoles sobre la yerba mate y en el de Leandro N. Além , sobre la Navidad. “…Poesía, te apoderas de mí mágicamente, ni siquiera me doy cuenta, que me atrapas, me encadenas…En la solapa de su libro, la autora cuenta que su madre, docente, fue quien pobló su niñez y adolescencia de libros y que su padre músico y carpintero, fue quien llenó su infancia con revistas, historietas y relatos de pesca.

Artículo visitado 27 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te puede interesar...

Back To Top