La defensa de los detenidos está compuesta por Ramón Grinhauz, Eduardo Paredes y María Salguero. | Foto: Luciano Ferreyra

En lo que se presagia como una jornada extensa, hoy será el turno de escuchar los alegatos de los defensores de los tres imputados por el cuádruple homicidio de la familia Knack. 
Como es habitual, el inicio de la decimosegunda audiencia fue fijado para las 8.30 en el SUM de la Unidad Regional II de Policía, en avenida Sarmiento 830 de esta localidad.
La semana pasada, la querella y la fiscalía solicitaron la pena de prisión perpetua.
Tal acusación se basó en la investigación policial, las pericias dactilares y genéticas, testimonios e indicios que probarían la responsabilidad del ex prefecturiano Pablo Julio Paz (54), de Juan Ramón Godoy (47) y del chapista Marcial Benicio Alegre (54).
Por su parte, los defensores anticiparon que atacarán varias cuestiones, como ser el llamado anónimo que el 26 de mayo del 2014 apuntó la investigación hacia la denominada banda de San Javier y la declaración de Cristian Knack (25) en el hospital Madariaga de Posadas, donde agonizó por 36 días.
Otro punto clave será la cuestión del levantamiento y el posterior análisis de las huellas dactilares y las muestras de ADN, como así también la cadena de custodia de tan importantes pruebas.
Según anticiparon, también avanzarán sobre las sospechas del delito de falso testimonio en que habrían incurrido algunos testigos citados por la querella y la fiscalía, y en otras líneas de investigación que fueron descartadas por la Policía.
Los letrados que representan a los imputados son Eduardo Paredes, Ramón Grinhauz y María Cristina Salguero.
Hace diez días, los codefensores solicitaron la recusación del Tribunal Penal Uno, en desacuerdo por el rechazo de una serie de pruebas que oportunamente fueron planteadas.
Asimismo, consideraron que “la investigación policial develó todo tipo de irregularidades en el levantamiento de huellas y en la cadena de custodia”.
Por ello, consideraron que “está en juego la confianza que debe inspirar el Tribunal”, e insistieron en la necesidad de agotar los medios de pruebas ya que se trata del “caso más importante en la historia criminal de Misiones” y los imputados están sujetos a la pena máxima.

Puntos clave 
De todas formas, el Tribunal rechazó la recusación por extemporáneo. Tampoco hicieron lugar al pedido de citación de un perito de Gendarmería para que revise el protocolo de levantamiento de las huellas dactilares.
Al respecto, Paredes consideró que “el rechazo de que Gendarmería realice una revisión de las pericias de la Policía volvió a habilitarnos para una nueva recusación, ya que consideramos que no hubo una presentación extemporánea”.
Respecto de la declaración de Cristian Knack, relató que identificó a un “prefecturiano o ex prefecturiano” que les compraba madera en el aserradero, cuyo nombre y teléfono deberían figurar en los cuadernos de la empresa, lo que nunca fue probado.
Asimismo, indicó que los delincuentes que irrumpieron en su domicilio escaparon a bordo de un VW Bora gris con los vidrios polarizados.
Se trata de datos claves en la imputación de Paz y Godoy, al tiempo que la defensa cuestiona que dicha declaración se configuró como denuncia y no como testimonial, ante lo cual deberían haber citado a las partes. Un tecnicismo no menor por la envergadura del  caso.
Al respecto, Paredes consideró que “la declaración de Cristian Knack es nula, porque se hizo sin la presencia de autoridades judiciales o defensores, no fue grabada ni hubo funcionarios del Poder Judicial en la escena del hecho”.

Artículo visitado 141 veces, 1 visitas hoy
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pagePrint this pageEmail this to someone

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top