En la continuidad del juicio oral y público por el cuádruple homicidio de la familia Knack, hoy será el turno de los primeros ocho testigos, todos familiares y vecinos que asistieron a las víctimas en el primer momento. 
La segunda jornada del debate se desarrollará desde las 8.30, en el SUM de la Unidad Regional II de Policía, en avenida Sarmiento 830 de esta localidad.
El miércoles pasado se escucharon los aberrantes detalles del requerimiento fiscal de elevación a juicio, que no es otra cosa que un relato de los hechos en base a la instrucción de la causa y las pruebas resultantes contra los imputados.
Hasta el momento está probado que el domingo 25 de mayo del 2014, sujetos encapuchados irrumpieron en el domicilio de la familia Knack, en el kilómetro 7 de la ruta provincial 103, localidad de Panambí, donde redujeron, torturaron y quemaron vivos al empresario maderero Oscar Knack (43), a su esposa Graciela Mabel Mojsiuk (42) y a sus hijos Bianca (12) y Cristian (25), quien agonizó 36 días en el hospital Madariaga de Posadas.
Según el declararon las víctimas, los malvivientes les exigieron dinero en efectivo y se hicieron de un botín de 360 mil pesos que esa misma mañana Cristian buscó y trajo desde la localidad de Cuatro Bocas, Corrientes, por la venta de un lote de pinos y un adelanto del mismo comprador.
Minutos después del atraco, el jefe de familia llegó agonizante hasta la casa de un vecino, donde circunstancialmente se hallaba de visita su cuñado Antonio Mojsiuk. Los dueños de casa y sus amigos escucharon que afuera alguien gritaba: “Tony sé que estás ahí, ayúdame”, rogó Knack.

Testigos del infierno 
Miraron por la ventana y primero no lo reconocieron por su lamentable estado, no tenía ropa ni pelos. “Tony soy Carlitos. Por favor andá a ayudarle a Graciela, porque nos asaltaron y nos quemaron a todos”, alcanzó a decir antes de desplomarse en el patio.
Precisamente, hoy brindarán su testimonio las personas que se hallaban en esa casa. Sin dudas, son los testigos directos del horror, puesto que vieron a las víctimas retorciéndose de dolor en la escena del crimen.
Se trata de Antonio “Tony” Mojsiuk -cuñado de Knack-, su esposa Norma Drachemberg y su hijo Germán Mojsiuk; el vecino José Serfas y su esposa Gisela Schwartz; Miriam Richter -esposa de Carlos “Nano” Knack- y su hermano Rodolfo Richter.
También podría declarar Nano Knack, único sobreviviente de la familia, aunque al ser querellante puede brindar su testimonio en cualquier momento del debate.
El expediente está caratulado como “robo calificado por haber sido cometido con arma en poblado y en banda y cuádruple homicidio calificado por ensañamiento y para provocar impunidad”.
Los imputados son el ex prefecturiano Pablo Julio Paz (54), Juan Ramón Godoy (46) y Marcial Benicio Alegre (54).
La detención del trío se produjo tras un llamado anónimo a la comisaría de Panambí que mencionó que en el taller de Alegre, en San Javier, encontrarían las armas que se usaron para perpetrar el atraco.
En un trailer y la casa de Alegre encontraron armas, municiones, explosivos, guantes e insignias de fuerzas de seguridad. Luego se confirmó que ninguno de estos elementos tuvo relación con masacre. Tampoco dieron con el botín de 360 mil pesos.

Artículo visitado 287 veces, 1 visitas hoy
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pagePrint this pageEmail this to someone

Territoriodigital. Foto: Luciano Ferreyra


Categorías: Noticias Policiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top