Comenzaron a hablar los candidatos a defensor del pueblo por los diferentes sublemas y partidos, se observa en la gran mayoría de los casos que existe inicialmente mucho desconocimiento de la función que deberá desempeñar quien resulte electo al frente esa futura y novel institución. Los concejales representan al pueblo y el defensor, como su palabra lo dice, lo defiende.
Al parecer a muchos de los candidatos no les queda en claro que deberán ser mediadores entre la demanda social y las instituciones, y confunden que la tarea será la misma que la de un concejal, y comienzan a hablar de que gestionarán la construcción de empedrado y cordón cuneta… que esto y lo otro en materia de infraestructura. Su función será la de velar por el cumplimiento de las leyes y actuar ante cuestiones abusivas del gobierno o de empresas privadas como es el caso de aumentos de tarifas, entre otras cuestiones.
Se podría pensar que de arranque vamos mal, pero es un ir aprendiendo entre todos, sin embargo hay candidatos que son más claros y precisos a la hora de señalar el rol que asumirán si es que resultan electos para el cargo en cuestión.
Siempre en campaña algo se tiene que decir, y en particular lo que los electores quieren escuchar, entrando en muchos casos en la demagogia electoral, creando falsas expectativas que luego no se cumplen y terminan siendo decepciones que provocan decepciones y malestar hacia las instituciones democráticas y desprestigio en la clase política que después se lamentan. Por ello es muy bueno las charlas y talleres que se están realizando en torno a la visión que tienen los juristas y personas involucradas en la temática. La semana pasada lo organizó la municipalidad en la Facultad de Ingeniería, y esta semana, la agrupación docente de ADOMIS, que tiene su candidato a defensor del pueblo, pone a disposición de todos aquellos que quieran realizar estas charlas informativas en torno a las misiones y funciones que deberá desarrollar el defensor del pueblo, de manera tal que los electores al estar informados tengan argumentos a la hora de tener que votar por algunos de los 21 candidatos que se presentaran el próximo 22 de octubre.
Este martes se realizó la presentación de las tres listas del Frente Cambiemos para Defensor del Pueblo de Oberá, que tiene como candidatos titulares a Roberto Silverston, Cesar Alvarez Díaz, y Gabriel Tula, además de la candidatura a diputado provincial de José Roberto Rocholl. Se espera que los demás frentes electorales y partidos hagan algún tipo de presentación de las candidaturas, mas allá que todos los candidatos han dado a conocer sus ideas y propuestas de como se desempeñarían en caso de ser electos defensor del pueblo.

Entre balance y balance
Antes, durante y después de la fiesta nacional del inmigrante se habló y mucho de los ingresos, egresos y costos de la fiesta, y los números nunca terminan de cerrar. Antes del inicio se había hecho un cálculo de unos seis millones y medio de pesos aproximadamente, lo que implicaba un costo diario de 650 mil pesos, y que para solventar tal costo se debería lograr vender en más de 50 mil entradas que en definitiva no se vendieron.
En los días que fueron gratuitos el parque se llenó de visitantes, las casas típicas trabajaron a destajo, aunque salvo un par de días tuvieron pocas ventas pero en los números generales el balance fue positivo para las casas típicas, no así para la Federación de Colectividades que desde hace varios años viene teniendo pérdidas importantes.
Y cada quien tiene una solución, que se divide en dos o tres visiones. Una de ellas, que el espectáculo de artistas tenga una entrada con un precio diferencial y para ello se debería cerrar el predio del escenario, que es todo un problema; y así cobrar una entrada menor por el solo ingreso al parque, con lo que se cree que aumentaría la cantidad de personas que ingresen al parque y con ello aumentaría los ingresos de la Federación.
Otros entienden que se debe seguir manteniendo la actual modalidad del cobro de una entrada única, porque con ello se logra financiar el costo de los artistas con un precio de entrada mucho menor. Por citar un ejemplo, la noche del sábado en que se presentó el “Chaqueño” Palavecino, el costo de la entrada fue de 190 pesos y se debían vender cinco mil entradas generales para costear el espectáculo, y se vendieron alrededor de 3500 entradas, entre generales y jubilados que pagan 50 pesos. Es decir fue un espectáculo que arrojó pérdidas.
En el diálogo con los que concurren a la fiesta, los locales y los que vienen de otros lugares, casi en su totalidad coinciden que vienen a la fiesta atraídos por la cuestión cultural, la gastronomía, porque se encuentran con amigos, entre otras razones, manifestando que no vienen por el espectáculo, y es por ello que se quejan por el alto costo de la entrada.
Puede ser que debería plantearse la pregunta ¿Qué es lo importante… la fiesta o los números artísticos? Si bien la cartelera artística jerarquiza a las fiestas populares, muchas veces los costos de determinados artistas son muy elevados y terminan dando pérdidas cuando deberían dejar dividendos.
Año tras año es el mismo debate y análisis, en algún momento se debería usar lo aprendido en tantos años de fiesta.

Artículo visitado 111 veces, 1 visitas hoy
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pagePrint this pageEmail this to someone


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top