El resultado electoral marca un importante apoyo a la gestión del gobernador Hugo Passalacqua, que alcanzó una diferencia de más de 10 puntos sobre el frente Cambiemos, que se consolidó como segunda fuerza política provincial, en tanto que el Partido Agrario y Social (PAyS) logró un importante caudal electoral consolidándose como tercera fuerza política, y con la particularidad de que compitió electoralmente sin integrar ningún frente electoral, logrando superar al frente Cambiemos en varias localidades del interior, e incluso alcanzar el triunfo en tres localidades superando al Frente Renovador.
Los candidatos del oficialismo Maurice Closs y Ricardo Wellbach ganaron en 69 de los 75 municipios de la provincia, en algunas localidades por amplio margen, en particular en aquellos lugares donde la influencia mediática es mínima y se evalúa mas a la propuesta política y a los candidatos, ya que están lejos de la famosa grieta creada para el enfrentamiento, y así lograr la confusión y desinformación.
Por el lado de Cambiemos, la coalición que reúne a representantes del PRO y la Unión Cívica Radical (UCR) consiguió tres victorias en ciudades con mucho caudal electoral como lo son Posadas, Oberá y Puerto Rico, lugares a los que la influencia mediática nacional es fuerte y se vota mas mirando la disputa nacional entre el Macrismo y el kirchnerismo.
El Partido Agrario y Social, del diputado provincial Héctor “Cacho” Bárbaro, que se impuso en San Vicente, Colonia Aurora y Arroyo del Medio queda establecida como la tercera fuerza, con una aceptación en las zonas donde predomina la producción agraria tabacalera.
El Frente Avancemos no logró el resultado electoral esperado y se ubicó en el quinto lugar detrás de Unión Popular, que ocupa el cuarto lugar. Que proyectados a las elecciones de octubre podrían lograr cada uno un diputado provincial.
Con los actuales números y proyectados a octubre, el Frente renovador estaría obteniendo entre 10 y 11 bancas. Cambiemos entre 5 y 6 legisladores y el PAyS, entre dos y tres legisladores. Todo ello dependiendo de los votantes de octubre que establecerán la cifra repartidora final.
Con vistas a octubre la campaña tendrá un enfoque distinto, porque entran en juego las candidaturas a diputados provinciales y del eje nacional se trasladará a la atención sobre las candidaturas provinciales, con lo que el oficialismo provincial podría lograr contrarrestar el peso que tiene el sello de Cambiemos a nivel nacional que tiene como aliado a los grandes medios de comunicación.

Las derrotas son huérfanas
Al frente cambiemos le sorprendió el resultado favorable en Oberá, mas allá del exiguo margen de alrededor de 150 votos, que en términos porcentuales no llega al medio punto de ventaja. Pero por pocos o muchos votos es victoria de la alianza PRO UCR, sobre el oficialista Frente Renovador; lo que fortalece y entusiasma las aspiraciones de repetir una victoria en las elecciones del próximo 22 de octubre.
El triunfo de Cambiemos en Oberá y la derrota se pueden analizar desde diferentes puntos de vista, desde diferentes perspectivas y al gusto del paladar de cada sector político.
Como siempre sucede tras los resultados electorales, todos son padres de las victorias, mientras que las derrotas electorales siempre son huérfanas. Más allá que puedan existir mayores grados de responsabilidades, lo cierto es que la derrota del oficialismo en Oberá, se tienen que hacer cargo y asumirla la dirigencia local en su totalidad.
Si bien en los sondeos se anticipaba que el resultado sería ajustado a favor de uno de los dos frentes electorales, por pocos votos el triunfo quedó en manos de Cambiemos. En el análisis local el intendente Carlos Fernández, señaló que no interpretó que fuera un voto contra su gestión. Para luego señalar con tono crítico y sin dar nombres señaló “que se trabajó en equipo, los que no han aparecido y no trabajaron por el proyecto misionerista deberán hacerse cargo de la derrota”.
Es comprensible la visión de Fernández sobre el resultado electoral, porque no estaba en evaluación la gestión de los gobiernos locales, pero los resultados favorables siempre son bien valorados y observados y potencian a los dirigentes locales.
En Oberá, como en Posadas, el sello nacional del Frente Cambiemos tiene una fuerte influencia proveniente de los medios nacionales y las redes sociales y muchos electores quedaron atrapados en la disputa entre el macrismo y el kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires, aún pendiente de definición dado el empate técnico electoral.

Artículo visitado 47 veces, 1 visitas hoy
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pagePrint this pageEmail this to someone


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top