Diego Harftield, el mejor tenista de la historia de Oberá, hace un tiempo largó las raquetas y ahora está pendiente del repiqueteo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y otros mercados como el Rofex. Hartfield es productor y asesora a empresas e inversores en mecanismos para obtener financiamiento barato o colocar ahorros.

Desde ese rol, Hartfield sigue atentamente el movimiento de la economía y opina que hoy por hoy, la mejor inversión es la que garantice una rentabilidad en pesos.

“La discusión en este país es si compramos dólares o invertimos en pesos. La última licitación de Lebacs a 28 días tuvo un corte en 24,25 por ciento anual y eso lleva a que haya poca euforia por comprar dólares”, explica a Economis.

El misionero sostiene que los inversores conservadores “suelen comprar dólares”, pero “los más agresivos, pueden ir a una tasa en pesos por lo menos en los siguientes tres meses”.

La clave está en las tasas altas que mantiene el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, quien “tiene como objetivo tener un rendimiento positivo del ahorro de la gente, esto es que inviertas y que la tasa sea más alta que la inflación”.

“Eso desalienta la compra de dólares y por eso se plancha la moneda extranjera”, señala Hartfield.

El otro motivo es que el déficit fiscal se cubre con toma de deuda. “Son dólares que entran y hay una presión vendedora de dólares constantes”.

El tercer punto a tener en cuesta es el inicio de la cosecha de soja, que arrancó el jueves y puede ser un fuerte indicador de ingresos de divisas.

 

“Son tres motivos que indican que el dólar seguirá planchado. Porque hay mucha presión a la venta, a lo que se suman los ingresos por el blanqueo”, indica el ex tenista que supo plantarle cara al mismísimo Roger Federer .

Para Hartfield, “hoy los que compran dólares son los que viajan o compran en el exterior y el ahorrista minoritario que no mueve la aguja”.

Para el misionero, la jugada de Sturzenegger al anunciar que el Banco Central saldrá a comprar dólares para elevar 25 por ciento el nivel de reservas  fue “pour la gallerie”. “Si lo anuncia es porque no está apurado en comprar, sino para empujar el mercado a que suba el dólar.

“Nadie hace un anuncio así porque tira el precio para arriba y puede provocar una corrida devaluatoria. Se consiguió el efecto de reactivación un poco, pero enseguida volvió a bajar el dólar”, sentenció.

Hartfield sostiene que hoy un ahorrista “estaría cómodo en pesos”, aunque si tuviera dólares, no los vendería a estos valores. Lo mejor, entiende, es comprar Letes que rinden 3 por ciento anual en dólares y se pueden comprar en pesos. Incluso, señala, a través de la Bolsa de Valores se puede comprar en dólares a un precio menor al de mercado, a 15,60 pesos o incluso, a 15,30 comprando a futuro.

“Las tasas altas en pesos le ganarán al dólar”, insiste.

En cuanto al Merval, explica, hoy está más acorde a inversiones agresivas. “Está en niveles máximos. Pero hay que tener cautela, porque no todas las subas son lineales. Puede haber un “descanso”. Yo hoy no estoy comprado en ninguna acción pero estoy monitoreando oportunidades. Solo si es inversor de largo plazo. Por ejemplo, se puede apostar a las acciones de empresas de construcción por el impulso de los créditos hipotecarios”.

Artículo visitado 164 veces, 1 visitas hoy
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pagePrint this pageEmail this to someone

www.economis.com.ar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top