feriafrancaProductores misioneros atraviesan un veranillo económico con la afluencia masiva de consumidores que buscan pagar lo justo. Arrasan con frutas, verduras y carnes.

Trabajadores misioneros viven un veranillo económico con la gran demanda de la producción de la chacra en las ferias francas; lo que constituye un alivio para las estropeadas economías en las zonas rurales que sufrieron con la inclemencia del tiempo en la primera mitad del año.
Hoy día, la suba excesiva de productos frescos que entran de otras provincias más el desabastecimiento especulativo de algunas empresas del sector, hacen que los clientes se vuelquen cada vez más a comprar en los mercados primarios, a precios justos y con la calidad de las producciones sin químicos ni aditivos.
Así lo resaltaron referentes de las ferias de Posadas, Oberá y Puerto Iguazú y, también los vecinos que hacen cada semana compras abultadas para llenar la heladera.
“Estamos viendo que la gente aprovecha y compra en gran volumen, hasta para freezar, compran para dos semanas o para el mes, eso cambió en el consumo y tiene muy buen impacto en las economías de los colonos y también en los bolsillos de los clientes que ahorran en comparación con los precios de verdulerías y supermercados”, indicó a El Territorio Hipólito Arenas, de Ferias Francas Posadas.
En Misiones hay 80 ferias francas, que tienen presencia en 55 municipios.
“Están dejando de comprar en verdulerías y mercados por los precios excesivos; los consumidores van por los productos fresco de la chacra, eso se viene sintiendo hace varias semanas, todo lo que se trae a vender se va en pocas horas”, resaltó Arenas.

Carrera por la cebollita
Eugenio Kasalaba, fundador de la feria de Oberá, explicó que el encarecimiento de productos como la cebolla, por la escasez, hacen que la gente cambie sus hábitos, y reemplacen a la reina de la cocina por productos de hoja con sabores bien definidos como el ajo puerro y la cebollita de verdeo.
“Todo lo que sea verdeo se vendió en minutos, el sábado para las 9 de la mañana ya no encontrabas nada de hojas”.
Además de los precios cuidados de las verduras y frutas: morrón, el kilo está desde 35 pesos el verde y 42 el rojo; rúcula a 9 pesos el mazo, la lechuga a 9 pesos, la cebollita 3 pesos el atado y dos por 5 pesos igual que el perejil. Otros productos muy solicitados son los cárnicos y lácteos que también se ofrecen a precios más económicos que en los comercios de barrios y en las cadenas más grandes.
“Se busca mucho el pollo y el cerdo también para el asado de los domingos en reemplazo de la carne”, coincidieron en las ferias de Posadas y del centro de Misiones.
Juan Preste, de la feria de Iguazú, contó la experiencia de trabajo con el abastecimiento a negocios del rubro gastronómico. De esta manera, la feria se convierte en proveedor mayorista de hoteles y restaurantes. Añadió que “hay que aprovechar este momento para seguir produciendo más y mejor y probar desarrollar nuevos cultivos y con el apoyo técnico necesario”.

En Oberá, en expansión
Feriantes obereños pretenden sumar dos puntos de venta antes de fin de año, ya que viene en alza la demanda de productos de las chacras. En principio, los barrios elegidos serían Villa Stemberg y Villa Londín, anticipó el referente Eugenio Kasalaba. Actualmente la feria franca atiende en los predios de avenida Sarmiento y Plaza Malvinas Argentina. Para este proyecto se están anotando a nuevos feriantes.
Y ponderó el acuerdo con las autoridades de la Federación de Colectividades para contar con un espacio propio en la próxima Fiesta Nacional del Inmigrante (se desarrollará del 3 al 13 de septiembre) que funcionará en el sitio que correspondía a la casa francesa.
“Las interferias promueven la diversificación”

“La feria tiene una gran demanda y no sólo por el precio sino por la calidad y el valor agregado, ya que son productos caseros y la gente se está inclinando a consumir productos más sanos” sostuvo Vilmar Müller, presidente de interferias y productor de Montecarlo.
En distintos puntos de la provincia se realizan dos interferias por mes, con la finalidad de que los productores tengan otra opción de ventas, teniendo en cuenta que en la zona norte se ven más frutas y hortalizas, en el Alto Uruguay productos lácteos y chacinados y en la zona Paraná medio, pollos, pescado y otros. La interferia convoca a productores de todas las localidades a recorrer la provincia y diversificar la oferta.

Artículo visitado 142 veces, 1 visitas hoy
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pagePrint this pageEmail this to someone

Territoriodigital


Categorías: Noticias Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top