Dr.-González-Dra.-Rippel-y-Dr.-ProezaTras diagnosticarse la muerte cerebral de un paciente y con el consentimiento de su familia se le extrajo el corazón, los riñones y las córneas. Esto marca un precedente positivo para el nosocomio que por primera vez realizó una ablación de estas características. Médicos especialistas trabajaron en ese momento por varias horas.

La ablación se practicó en un hombre de 31 años, oriundo de la localidad de El Soberbio, quien tuvo un accidente de tránsito hace cinco días, y el lunes le diagnosticaron muerte cerebral. Con el consentimiento de su familia, se realizó la intervención médica.

El SAMIC de Oberá, hace un año está dentro de los hospitales donantes del País, trabajando con el INCUCA (El Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante) y CUCAIMIS (Centro Único Coordinador de Ablaciones e Implantes de Misiones), donde se formó un equipo de trabajo con profesionales médicos, asistentes sociales para concientizar sobre la donación de órganos que es un tema sensible y preocupante, si nos fijamos en la lista de espera existente en toda Argentina.

El director del hospital, Héctor González, explicó que uno de los órganos más demandados son los riñones, “cuando uno observa la cantidad de personas en lista de espera para ser trasplantados y están haciendo diálisis, sorprende. Gracias a la donación de esta familia, dos personas serán trasplantadas y dejarán ese tratamiento tan invasivo para sus cuerpos”.

Para que una persona esté en condiciones de ser donante, clínicamente se tiene que tener la certeza de su muerte cerebral, para ello se realizan diferentes estudios, “este año tuvimos siete personas con muerte cerebral y casi el 90% de los casos fue por accidente de tránsito. Cuando tenemos un paciente en esas condiciones el equipo de trabajo habla con la familia para saber si quiere o no realizar la donación de los órganos. Los siete casos anteriores, fueron negativos, en este caso es el primero que accede”, detalló el Dr. González.

El hombre, quien en vida ya había expresado su voluntad de ser donante, ya había conversado con su familia sobre esta posibilidad, a lo que su mujer, quien autorizó la ablación, contó que él era una persona muy solidaria y estaba de acuerdo con la donación de órganos.

El Dr. Nicolás López Forastier, Gonzalo Romero y la Dra. Mariana Rippel se encargaron de la ablación renal, el Dr. Passattini, del hospital Italiano, se encargó de la ablación cardíaca. En conjunto trabajaron por más de tres horas para lograr con éxito el proceso de ablación.

Artículo visitado 158 veces, 1 visitas hoy
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Buffer this pagePrint this pageEmail this to someone

Misiones Online


Categorías: Noticias Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top